Atentados Barcelona y Cambrils

Un terrorista compró 20 bombonas en gasolineras con DNI falsos dos días antes del 17-A

Bombonas de gas halladas en el chalet que estalló en Alcanar. (Foto: Diari de Tarragona / OKDIARIO)
Bombonas de gas halladas en el chalet que estalló en Alcanar. (Foto: Diari de Tarragona / OKDIARIO)

Acudió a cinco estaciones de servicio y lo consiguió en tres

Los terroristas ya alquilaron una furgoneta para trasladar explosivos 23 días antes del 17-A

El terrorista que ayudaba al imán de Ripoll en el manejo de los explosivos en el chalet de Alcanar (Tarragona), Youssef Alláa, compró hasta 20 bombonas de butano en tres gasolineras distintas (de cinco que visitó) sólo dos días antes del doble atentado de Barcelona y Cambrils. Y lo más sorprendente, lo hizo utilizando DNI/NIE falsos cuando los encargados de las estaciones de servicios le pidieron que rellenara el preceptivo boletín para este tipo de compras.

Así consta en la causa que sigue investigando un año después de la tragedia el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, quien acaba de levantar parcialmente el secreto de sumario. En uno de los tomos hay un informe de la Comisaría General de la Información de los Mossos d’Esquadra que sitúa a Youssef Alláa -muerto en la explosión de Alcanar junto al imán de Ripoll- acudiendo a una gasolinera de Camarles en la mañana de aquel 15 de agosto. Allí compró cinco bombonas y rellenó el boletín tras depositar otras vacías escribiendo sólo el apellido “Aloui”, poniendo el DNI/NIE de un ciudadano de Alicante e inventándose una dirección de correo electrónico.

“Estos extremos apuntan que los datos escritos en el boletín son inventados y por consiguiente falsos”, reza en el informe de la Policía autonómica catalana.

Unas horas después, Youssef Alláa se desplazó a otra gasolinera ubicada en L’Ampolla donde volvió a comprar otras cinco bombonas de gas butano con los mismos datos falsos (esta vez sí rellenó el campo del nombre con “Maser”. El terrorista pagó en efectivo. Después del almuerzo, condujo hasta otra estación de servicio en Ametlla de Mar y adquirió cinco bombonas más, pagando 86,15 euros en metálico. Youssef Alláa también mintió aquí y rellenó el boletín con el nombre ahora de Said y el DNI/NIE de un residente en Barcelona.

Uno de los boletines con datos falsos que rellenó Youssef Alláa para compra bombonas en gasolineras.
Uno de los boletines con datos falsos que rellenó Youssef Alláa para compra bombonas en gasolineras.

A media tarde, sobre las 18.45 horas del día 15 de agosto de 2017, el hermano de Said Aalla -uno de los terroristas abatidos en Cambrils- estuvo en una cuarta estación de servicio en El Perelló, aunque se fue de manos vacías. Según una testigo que trabajaba en la gasolinera, Youssef “llevaba entre 5 y 7 bombonas de color naranja y quería cambiarlas por las bombonas grises de Cepsa”. Pero la declarante le dijo que no podía ser, que “no cambiaban tipo de envase” y éste “manifestó que no lo entendía, porque no había tenido problemas en otras gasolineras”. Tras ello, abandonó el lugar con un Audi A3 de color negro.

Pocos después, a las 19.20 horas del día 15 de agosto de 2017, Alláa regresó a la misma gasolinera de Camarles (Tarragona) en que había estado por la mañana y compró 5 bombonas de color gris y de 12 kilos de capacidad. Aquí rellenó el documento de cambio de bombonas con nuevos datos falsos. Se hizo pasar por “Nasiri Allass” y también se inventó el DNI/NIE y el teléfono móvil.

Justo después, Youssef Alláa lo intentó en otra gasolinera de Amposta, pero aquí tampoco logró su objetivo: comprar otras 3 bombonas. Una dependienta del establecimiento le informó que las bombonas que él traía eran “naranjas” y no se las podía cambiar por las grises de la marca Cepsa. El terrorista esgrimió de nuevo que “no había tenido problemas en otras gasolineras”.

Más de cien en Alcanar

Estas 20 bombonas, adquiridas todas ellas en municipios de Tarragona, fueron las últimas que consiguió la célula yihadista para la comisión de una masacre de mayores dimensiones que el doble atentado del 17 de agosto, en el que murieron 16 personas. De hecho, los investigadores hallaron más de cien bombonas almacenadas en el chalet de Alcanar. La deflagración del 16 de agosto por la mala manipulación de los explosivos provocó aquí la muerte de Youssef Alláa y el imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, obligando al resto del grupo a precipitar sus planes macabros.

Últimas noticias