Web del Congreso

La renovación de la ‘prehistórica’ web del Congreso se retrasa tras 1,6 millones gastados

El contrato establecía un plazo de 15 meses para renovar la web que ya se han superado

La web todavía en uso fue diseñada en 2006 y sufre una "evidente obsolescencia tecnológica", según el propio Congreso

Portada actual de la web del Congreso de los Diputados.
Portada actual de la web del Congreso de los Diputados.

El Congreso de los Diputados adjudicó un contrato de 1,6 millones de euros en renovar su antigua página web para renovar el portal el 15 meses. Sin embargo, ese plazo ya ha pasado y la web sigue con su anticuado aspecto que se diseñó hace 13 años, en 2006.

El plazo para el nuevo portal comenzó a correr en agosto de 2018 cuando se firmó el contrato con la empresa GFI Informática SA. Los 15 meses de ejecución se han superado en noviembre de 2019 y, como confirman  fuentes del Congreso consultadas, todavía falta bastante para que la nueva web esté operativa.

Dicen que el portal estará listo «como pronto el primer cuatrimestre de 2020″. En todo caso, confirman que el plazo de ejecución del contrato «terminó el pasado 30 de noviembre». Según aseguran, el problema está en que muchos departamentos del Hemiciclo están involucrados en la renovación y estos tardan en dar su visto bueno a los cambios.

Coste sospechoso

El alto coste de más de un millón de euros provocó la incredulidad de muchos expertos en diseño web. En varios foros de Internet comentaron que una página web compleja puede costar 50.000 o incluso 100.000 euros, pero un precio que supera el millón de euros es «desproporcionado» en el mercado actual.

Ya entonces se despertaron las suspicacias y ahora que, pese al gran desembolso, el encargo no llega a tiempo, estos recelos han aumentado entre los expertos.

Por su parte, fuentes de la empresa contratada (Grupo Corporativo GFI Informática SA) dicen a OKDIARIO que «los trabajos en el proyecto de la nueva página web del Congreso de los Diputados se siguen ejecutando con normalidad».

Justifican que «como sucede en otros proyectos que se están ejecutando actualmente en este organismo, son necesarias validaciones por parte de responsables del Congreso y, en su caso, realizar los ajustes que requieran, no estando cerrada la fecha de la puesta en servicio».

Por otra parte, señalan que «tenemos bastante trabajo preparando el cierre de año fiscal, la campaña de Navidad y con otras noticias que habrán visto en prensa». Se refieren así a la compra por parte de esta empresa de origen francés de la división de informática de El Corte Inglés, una información que ha aparecido en muchos medios de comunicación.

El Congreso en agosto de 2018 informó del contrato con GFI por exactamente 1,59 millones. Subrayaban que era un precio inferior al máximo de licitación, que estaba fijado en 1,84 millones.

Meritxell Batet
La presidenta del Congreso, Meritxell Batet. (Foto: Europa Press)

Ya entonces avisaron que el plazo para poner la web en marcha eran 15 meses. Remarcaban que el contrato incluía todos los gastos vinculados a la web. Así mismo, se destacó una segunda empresa (Telefónica) se había presentado al concurso pero fue desbancada por tener menos puntos en los apartados técnico y económico.

Novedades de la web

En los pliegos del contrato se establecía que la web debía cubrir las demandas de los internautas actuales. Igualmente, además de adaptarse a los tiempos se debían cumplir todas las normativas de transparencia y accesibilidad a nivel estatal y europeo. Por este motivo se justifica la renovación total de la web por una nueva.

La web todavía en uso fue desarrollada en 2006 con la tecnología de la herramienta Oracle Portal. Luego se incluyeron nuevas funcionalidades pero el Congreso reconoce en una nota de prensa una «evidente obsolescencia tecnológica» que hace inviable abordar las evoluciones que un portal web de estas características necesita.

Quieren que la web nueva, cuando esté finalmente disponible, se convierta en «el mejor instrumento para acercar al máximo el Congreso a los ciudadanos, facilitando el conocimiento del mismo y de su actividad». Quieren un diseño moderno y sencillo y la navegación habrá de ser intuitiva y orientada a facilitar al máximo que el usuario encuentre los datos buscados y se deberá utilizar tecnología estándar y lo más abierta posible. La web tendrá Portal de Transparencia, con la disposición publicada de una forma más accesible. Estos datos, prometen, estarán en formato abierto para su tratamiento posterior.

También la web debería tener un microsite destinado a los escolares y jóvenes españoles sobre la Cámara Baja y su funcionamiento de cara a los colegios e institutos. Por último, se fijó la obligatoriedad de hacer una auditoría de seguridad para la nueva web con pruebas de «hacking ético» con todas las garantías durante 7 jornadas distintas. La empresa contratada tendrá que asumir la resolución de la totalidad de las vulnerabilidades localizadas en esas tareas.

Lo último en España

Últimas noticias