Bronca en Podemos

Rebelión interna en Podemos por la cuota que pasa de 0 a 3 €: “¡Y los cargos cobrando un pastizal!”

Las bases de Podemos muestran sus discrepancias con el pago de la nueva cuota mensual de tres euros para todos los inscritos, que hasta ahora no era no existía. En el programa de YouTube Podemos desde abajo, militantes del partido han criticado este fin de semana la medida tomada por Pablo Iglesias. Recuerdan que la dirección de Podemos ha impuesto la cuota cuando los cargos públicos morados cobran «pastizales» y precisamente ellos se han reducido las cantidades a donar.

Se trata de una charla telemática bajo el título de «La nueva cuota de 3 euros a debate». Ahí varios militantes del partido en el canal El Círculo TV comparten su opinión sobre la nueva cuota de afiliación. Uno de los más críticos es Charlie que, con toda la crudeza, relata: «Sí que es cierto que no tendrán que pagar gente que está cobrando el ingreso mínimo o gente, por ejemplo, que esté en paro. Pero yo lo que no entiendo tampoco es cómo a día de hoy hay gente que está en el partido cobrando un pastizal de cargos públicos y ahora se ponga esta cuota».

Menciona directamente a Pablo Echenique como uno de esos altos cargos y comenta con sorna: «Qué casualidad que están todos dentro del Consejo Ciudadano [el máximo órgano de dirección del partido]. Son personas que tributan mucho menos». En este sentido, apunta que el temor que corre por las bases es que el dinero acabará en Madrid y no en los círculos en las provincias.

«Se está perdiendo un mogollón de militancia. Los círculos no tienen músculo y ningún tipo de recursos. Aquí ha habido gente que ha puesto dinero de su bolsillo y el partido no le ha dado nada. Ahora están intentando poner una cuota para intentar cubrir ¿qué?, ¿gastos en Madrid?, ¿gastos en las comunidades autónomas?», se pregunta este militante.

Por otra parte, señala que es «lamentable» que haya «gente que está ganando lo que está ganando y tributando lo que está tributando respecto a otra gente, a otros cargos y que encima quieran poner una cuota. ¿Para pagar qué?».

Otro militante de relieve, José Honorio Fernández, candidato de primarias de Podemos en País Vasco, se pregunta sobre las presuntas irregularidades en la sede. Recuerda cómo se lanzó en la web del partido una licitación para contratar una empresa para reformar el nuevo complejo, pero, días antes de cerrarse el plazo de recepción de ofertas, la compañía de reformas ya estaba trabajando en el inmueble.

«Izquierda Unidad 2.0»

Señala que un problema grave en Podemos es la falta de «voluntariado», que «cada día es menos en Podemos, quizás por las formas de hacer de nuestros dirigentes que van con unas proclamas, pero que luego llevan modos de vida absolutamente opuestos». «Si no marcan otro rumbo, al final Podemos se convertirá en lo que ya casi es: un partido residual, una Izquierda Unidad 2.0», afirma.

Este militante apunta que, como autónomo del sector que es, señala que conoce cómo funciona la construcción y las licitaciones. «Siempre hay un margen (para sobrecostes) pero aquí se superan con creces. Además, qué casualidad, la empresa adjudicataria final llevaba dos días trabajando en la obra y un importe inicial de 600.000 euros que pasa a más del doble. Es extraño», lamenta.

Podemos
Sede nueva de Podemos.

No obstante, en el lado opuesto, aún quedan militantes que perdonan todos los errores a Podemos. «No somos angelitos, pero es que la prensa está metiendo mierda por todos lados», indica Fernando, un candidato del partido en la Comunidad de Madrid. Sostiene que los sobrecostes están justificados, por ejemplo, porque llegó la recomendación de blindar los cristales de la sede por «seguridad». Igualmente, este militante se cree que el dinero de las cuotas quedará en los círculos para la campaña de las elecciones municipales de 2023, un extremo que discuten los participantes críticos del programa.

La tensión en las bases de Podemos es máxima. A lo largo de las casi dos horas de debate, unos y otros intercambian experiencias colaborando con el partido. En un momento dado, un militante acusa a un alto cargo de la formación morada en País Vasco de cargar la factura de Internet de su casa al partido hace unos años. Al desvelarse esa presunta irregularidad estalló entonces una bronca que acabó en una pelea de la Ertzaintza que levantar un acta policial. Las discrepancias internas en el partido morado están a flor de piel y con la llegada al poder se han multiplicado.

Lo último en España

Últimas noticias