Parlamento de Navarra

La tremenda bronca del PSOE a Navarra Suma por pedir al consejero de Podemos que hablase del ‘procés’

La representante del PSOE consideró que la petición de Navarra Suma para que Eduardo Santos valorase la sentencia le producía "vergüenza ajena"

El PSN-PSOE abroncó este martes a Navarra Suma por pedir que el consejero de Políticas Migratorias y Justicia del Gobierno foral, Eduardo Santos (Podemos), compareciese en el Parlamento para valorar la sentencia del ‘procés’.

En su turno, la representante socialista en la comisión de Políticas Migratorias y Justicia, Inmaculada Jurio, evitó cuestionar la postura del consejero -que en una primera intervención mantuvo la equidistancia sobre la sedición catalana- y se lanzó directamente al ataque de la principal fuerza de la oposición, a la que calificó de «irresponsable» por pedir la comparecencia.

«El consejero ha asumido su posición institucional y sin embargo creo que la situación o el lugar que debe ocupar el principal partido de la oposición en el Parlamento es otra. Debiera ser más relevante, seria», afeó la socialista.

A continuación, y con el tono subido, aseguró que le producía «vergüenza ajena» la «irresponsabilidad» a la que, en su opinión, Navarra Suma sometía a la comisión al solicitar la comparecencia del dirigente podemita para hablar de la condena a la cúpula del ‘procés’.

«¿Qué tiene de malo este consejero? ¿Lo está juzgando por los hechos que está realizando o por su postura política? Usted no está de acuerdo en que se llegue a gobiernos de coalición en partidos que no son el suya», afeó la socialista.

La bronca fue a más y Jurio arremetió contra la oposición por «hacer lo que  han hecho el último año en la política española, confrontar».

«Han dejado los principios por los suelos. Y un partido, sobre todo C’s, se ha dedicado a confrontar a los españoles y a los catalanes. El resultado en democracia se demuestra en las urnas, y el resultado ha sido ése. Háganselo mirar», espetó a la formación naranja. La dirigente del PSN-PSOE instó además a Navarra Suma a «poner freno a la subida de la ultraderecha». «No quieran convertir en un circo a este Parlamento», concluyó.

El Código Penal «último recurso»

En su comparecencia, el consejero de Podemos aseguró estar «sujeto a una doble lealtad». Por un lado, «al orden constitucional que a mí me exige estar en mi sitio y mi posición y por tanto tener un distancia respetuosa con el ejercicio de otro poder del Estado». «Y otra lealtad en el sentido de que pertenezco a un gobierno de coalición que es reflejo de una pluralidad», afirmó, defendiendo su libertad de expresión.

Aunque en un principio aseveró que su posición «como gobierno no puede ser otra que la que representa el Gobierno de Navarra en su conjunto», concluyó que el Código Penal «es el último recurso que se debe utilizar para solucionar un conflicto».

Según Santos, «estamos pidiendo cosas excesivas a una Justicia que acaba deslegitimada en un conflicto de estas condiciones».

El dirigente podemita afeó también a Navarra Suma: «Tengo la impresión como consejero de que no han venido a escucharme sobre actos propios de mi consejería sino simplemente para juzgarme a mí o mi posición política», lo que consideró una «utilización del Parlamento».

Santos admitió, no obstante, estar censurando sus propias opiniones. «Somos capaces de tener un planteamiento institucional impecable en las formas y en el fondo y la autolimitación de la libertad de expresión, que asumo con gusto, uno la hace siendo perfectamente consiente de cuál es la posición que ocupa en cada momento».

«No es la Biblia»

Preguntado sobre si cree en el Código Penal, opinó que «no es la Biblia». «La ley penal es lo último que tiene que utilizar un Estado antes de arbitrar una serie de mecanismos para resolver un conflicto. Nadie pensaba que con esta sentencia se iba a solucionar todo lo que supone un conflicto político y social del calado territorial y constitucional que se está planteando en Cataluña», añadió.

Finalizada la intervención, el parlamentario de Navarra Suma Jorge Esparza solicitó la palabra por «alusiones personales». Sin embargo, la presidenta de la comisión, la socialista Nuria Medina, no se la concedió. «No hay alusiones personales, entran dentro del marco político, no tiene la palabra, quítese el micrófono antes de tener que quitárselo yo», abroncó también.

Lo último en España

Últimas noticias