Caso Dina-Iglesias

PSOE y Podemos vetan que Iglesias comparezca en el Congreso por el móvil secuestrado a Dina

Socialistas y morados alegan que el caso de la tarjeta SD que Iglesias retuvo a su ex asesora es un asunto "privado"

La Fiscalía de Madrid abre una investigación penal al fiscal Stampa por su confabulación con Podemos

El secretario primero del Congreso y diputado de Unidas Podemos, Gerardo Pisarello, en rueda de prensa.

PSOE y Unidas Podemos han rechazado este martes en el Congreso de los Diputados que el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, comparezca en la Cámara baja en relación al caso Dina-Iglesias, como había reclamado el Partido Popular.

Tanto los socialistas como los morados han alegado en la Mesa de la Cámara —donde han sido vetadas varias iniciativas relacionadas de PP, Ciudadanos y Vox— que el caso de la tarjeta SD de móvil que Pablo Iglesias retuvo a su ex asesora Dina Bousselham es un asunto «privado» y, por tanto, ajeno al control parlamentario al que está sometido el Gobierno.

En rueda de prensa en el Congreso tras la reunión de la Mesa, el secretario primero de la Cámara y miembro del grupo parlamentario de Unidas Podemos-En Comú-Galicia en Común, Gerardo Pisarello, ha confirmado este punto y ha subrayado que el caso Dina-Iglesias «no tiene que ver con competencias del vicepresidente segundo del Gobierno», sino que se trata de una cuestión «ajena» a sus funciones en el Ejecutivo socialcomunista.

Preguntado al respecto por OKDIARIO, Pisarello ha explicado que Iglesias está dispuesto a comparecer en la Cámara pero en el marco de una investigación «más amplia» donde «todos los actores relevantes» tienen que acudir a la misma y dar explicaciones en relación a las «cloacas del Estado» que actúan «en connivencia con ciertos medios de comunicación y cierto sector del Poder Judicial», ha señalado.

«No hay ‘caso Dina’, sino un ‘caso Villarejo’, un caso de cloacas del Estado», ha enfatizado el diputado de En Comú Podem, que ha propuesto abordar también en dicha comisión, en caso de ver la luz, un supuesto ataque al móvil del presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent (ERC), junto al de un centenar de personalidades en todo el mundo, por un programa espía que sólo podrían comprar gobiernos, según publica hoy el diario El País.

Pisarello se ha referido así a la Comisión de investigación sobre espionaje que anunció Iglesias hace dos semanas en un mitin del 12-J para tratar de desviar la atención sobre el caso de la tarjeta SD que retuvo durante meses a su ex asesora Bousselhamun y que está siendo objeto de instrucción en la Audiencia Nacional. Además, la Fiscalía de Madrid ha incoado diligencias de investigación penal al fiscal anticorrupción Ignacio Stampa por un presunto delito de revelación de secretos a los abogados de Iglesias, según revelan los pantallazos del chat privado del antiguo equipo jurídico de Podemos que han sido publicados en prensa.

No obstante, en la sesión de la Mesa de este martes el grupo de Unidas Podemos no presentó la solicitud de creación de dicha comisión de investigación. La pasada semana, el portavoz del Grupo Parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, manifestó en la misma sala de prensa de la Cámara baja que buscarían para ello el respaldo del Partido Socialista, su socio en el Gobierno.

Comisión de Justicia

En lugar de esa hipotética comisión de investigación, el Partido Popular había solicitado que en el marco de una convocatoria de la Diputación Permanente del Congreso se debatiera si el vicepresidente segundo debía comparecer ante la Comisión de Justicia para «informar sobre su participación» en el caso Dina-Iglesias.

Como julio es inhábil a efectos parlamentarios, es la Diputación Permanente la que debe decidir si se convoca o no de forma extraordinaria a la Comisión de Justicia y por ello los populares habían exigido a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que la convocase para forzar un debate parlamentario sobre la implicación de Iglesias en este asunto que está investigando la Justicia.

El Grupo Popular explicó que había optado por utilizar la vía de la Diputación Permanente después de que Iglesias hubiese «desatendido» la solicitud que registró este grupo para pedirle explicaciones durante el periodo ordinario.

Calidad Democrática

La pasada semana, los populares también pidieron reunir a la Diputación Permanente del Congreso para debatir sobre la conveniencia de que Pablo Iglesias compareciese ante la Comisión de Calidad Democrática de la Cámara baja a fin de dar explicaciones sobre sus ataques a la prensa en relación con la causa judicial sobre la supuesta sustracción del móvil de su ex asesora. Sin embargo, este escrito también ha sido rechazado por PSOE y Podemos (tienen mayoría) en Mesa del Congreso con el mismo argumento.

Los de Pablo Casado demandaron que el líder de Podemos y vicepresidente segundo acudiese a la llamada Comisión Anticorrupción para «dar cuenta de su actitud intimidatoria y de sus declaraciones públicas cuestionando la honorabilidad y la profesionalidad de algunos medios de comunicación y periodistas que han ofrecido información y opiniones críticas relacionadas con su implicación en el caso Dina-Iglesias». El PP denunció que Iglesias «ha puesto en riesgo el libre ejercicio de los derechos a la libertad de información y expresión consagrados en el artículo 20 de la Constitución española».

En reacción a las informaciones sobre la presunta confabulación del fiscal Ignacio Stampa con Marta Flor, el vicepresidente segundo del Gobierno llegó a decir desde la sala de prensa del Palacio de la Moncloa que hay que «naturalizar» el insulto a los profesiones de la prensa y los cargos públicos.

Lo último en España

Últimas noticias