Principio de acuerdo PSOE-Podemos-PNV para que Sánchez sea investido presidente

PEDRO SANCHEZ PLAY
PEDRO SANCHEZ PLAY
  • S. Fernández y M. Zaragüeta

Las negociaciones entre las dos formaciones para investir a Pedro Sánchez como próximo presidente del Gobierno, están más que encauzadas. Según fuentes cercanas a la negociación, podría haber ya un principio de acuerdo.

Cabe destacar que, en los últimos días, el secretario general del PSOE se ha mostrado muy optimista con respecto a lograr «el ansiado gran pacto de izquierdas». A medida que el pesimismo se ha ido instalando en Génova 13, el optimismo ha aumentando de manera proporcional en la calle Ferraz.

Desde un primer momento, ambos partidos han aplaudido la idea de un gran pacto que aunara a las fuerzas de izquierdas dejando a Mariano Rajoy sin ninguna posibilidad de convertirse en presidente del Gobierno.

Las negociaciones se han llevado en el más estricto secreto. Por el lado del PSOE, tan sólo han estado en la mesa el propio Pedro Sánchez y su círculo más cercano capitaneado por César Luena. Podemos, por su parte, ha tenido en Pablo Iglesias e Íñigo Errejón a sus figuras principales. Esto supone el desconocimiento por parte de los barones territoriales socialistas de los que depende, en última instancia, la política de pactos.

Son precisamente los grandes líderes territoriales socialistas los que forzaron a Sánchez a firmar, junto con el resto del Comité Federal del partido, una resolución por la que se comprometían a respetar una línea roja, la de no pactar con partidos independentistas o con fuerzas que pusieran sobre la mesa la autodeterminación o el referéndum en Cataluña. En principio éste era el obstáculo insalvable para que PSOE y Podemos pudieran llegar a un acuerdo.

La línea roja: el referéndum

Según ha podido saber este diario, el partido de Pablo Iglesias estaría dispuesto a sacar de la mesa este punto a cambio de favorecer un Gobierno de izquierdas que impida otro Gobierno del PP o la celebración de nuevas elecciones.

Podemos ha visto como los desencuentros con sus marcas blancas han ido a más en las últimas semanas. La imposibilidad de tener cuatro grupos independientes en el Congreso le ha costado a los de Iglesias el primer gran enfrentamiento con sus formaciones territoriales, lo que situaría a Podemos en una mala situación para afrontar unas nuevas elecciones generales.

Ada Colau

La alcaldesa de Barcelona también juega un papel fundamental en esta negociación. El derecho a decidir de los catalanes ha sido hasta el momento un punto innegociable para Colau. Sin embargo, entre el paquete urgente de medidas sociales que los socialistas han presentado estos días, se encuentra la paralización de los desahucios, la verdadera lucha de Ada Colau.

Fuentes cercanas a la regidora afirman a Okiario que, con la prohibición por ley de los desahucios, la regidora barcelonesa no se podría negar ya que alcanzaría el objetivo por el que ha luchado durante los últimos años. El que verdaderamente la encumbró a la Alcaldía de la Ciudad Condal.

Otros punto del acuerdo

La paralización de los desahucios no es el único punto de convergencia entre las dos formaciones. Tanto PSOE como Podemos coinciden en otras cuestiones como son: un nuevo Estatuto de los Trabajadores, la subida progresiva del Salario Mínimo, la firma de un Pacto contra la Violencia de Género, la derogación de la LOMCE, la sanidad pública, la lucha para erradicar la pobreza infantil y la energética, asegurar unas pensiones dignas o la ayuda a los refugiados.

Cabe destacar que la mayoría de estos puntos ya se encuentran recogidos tanto en el paquete de 17 medidas sociales urgentes como en la Ley 25 de Emergencia Social, ambas presentadas en el Congreso por el PSOE y Podemos respectivamente.

La reunión secreta Sánchez-Iglesias

Según publicó este diario hace tan sólo una semana, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias celebraron una reunión secreta en un hotel de Madrid el pasado 11 de enero, un día antes de la configuración de la mesa del Congreso.

Lejos de «las luces y los taquígrafos» que había anunciado el líder de Podemos, Sánchez e Iglesias habrían empezado a sentar las bases para un futuro acuerdo en un encuentro que duró prácticamente toda la tarde.

La investidura

Según la información a la que ha tenido acceso este medio, el líder socialista ya contaría con los 165 votos necesarios para ser investido presidente del Gobierno en segunda vuelta: los 90 de su partido más los 69 de Podemos (incluídos los 4 de Compromís que han solicitado formar grupo propio) y otros seis del PNV.

Principio de acuerdo PSOE-Podemos-PNV para que Sánchez sea investido presidente

Sánchez necesitaría la abstención del resto de las fuerzas, ante el más que probable voto en contra de Ciudadanos (C’s) y del Partido Popular, que cuenta con 119 votos propios, 2 de Unión del Pueblo Navarro (UPN), y 1 de Foro Asturias.

Además, se espera que el popular Pedro Gómez de la Serna, quien se encuentra en el Grupo Mixto después de ser apartado por el partido, se manifieste también en contra de una investidura de Sánchez.

El líder de los socialistas ya se ha asegurado también la abstención o incluso el sí, si fuera necesario, de los independentistas catalanes Democracia y Libertad (DyL) y de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC): lo hizo cuando les cedió cuatro senadores para que formaran grupo propio en la Cámara Alta.

Con este escenario, poco importa lo que hagan Izquierda Unida, que cuenta con dos diputados, Bildu que tiene otros dos o Coalición Canaria-Partido Nacionalista Canario que sólo cuenta con un diputado.

Las fuerzas en contra sólo sumarían 163 votos, frente a los 165 a favor, lo que en una segunda vuelta de la votación daría la Presidencia del Gobierno a Pedro Sánchez.

Para ser investido presidente, Sánchez necesita mayoría absoluta —167 votos favorables— en una primera vuelta en la votación del Congreso. Si no la obtiene, le bastaría la mayoría simple en la segunda votación.

 

Lo último en España

Últimas noticias