Constitución de las Cortes

La popular Ana Pastor agasajó con un desayuno a los diputados golpistas tras llegar de la cárcel

El día en el Congreso de los presos independentistas procesados en el Tribunal Supremo por el 1-O: desayuno ofrecido por la ex presidenta del Congreso, Ana Pastor, y una reunión con sus esposas gracias a la nueva presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet.

Los diputados presos que este martes se han estrenado en el Congreso de los Diputados han estado alrededor de seis horas en las instalaciones de la Carrera de San Jerónimo. El Tribunal Supremo les había autorizado a acudir para recoger su acta como representantes de los catalanes y acto seguido volver a la prisión de Soto Del Real. Pero en esas seis horas, gracias a gestos de la presidenta saliente, Ana Pastor ,y de la entrante, Meritxell Batet, su estancia ha gozado de momentos agradables.

Los presos han llegado alrededor de las nueve y media de la mañana al Congreso de los Diputados conducidos por la Guardia Civil. Tras pasar a ser custodiados por la Policía, se les ha dirigido a una sala donde les esperaba un desayuno ofrecido por la ex presidenta de la Cámara, en ese momento máxima responsable del dispositivo, Ana Pastor. Así se lo ha confirmado la comisaría jefa de la Policía en las Cortes a los familiares, según ha podido saber OKDIARIO. De ahí, sin estar esposados, han sido introducidos de forma discreta en el hemiciclo, donde se les ha recibido con aplausos por parte de independentistas y diputados de Podemos.

Dentro el hemiciclo han podido hacer prácticamente de todo. Con los teléfonos móviles de sus compañeros, se han podido comunicar con familiares y amigos, incluso con el ex presidente Carles Puigdemont. Desde Waterloo, el líder de JXCat ha llamado al móvil de la portavoz en el Congreso Laura Borràs, con una funda roja, que ha ido pasando de oreja a oreja entre Josep Rull, Jordi Turull y Jordi Sánchez. Los cuatro presos también se han movido entre bancadas para ir a hablar con diputados de EH Bildu, Podemos, el PNV, Ciudadanos o el PSOE. Todos han ido a saludar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. En el caso de Oriol Junqueras, han mantenido una conversación, pero sin más concreciones. El diputado de ERC le ha pedido al presidente si le podía saludar a lo que este le ha respondido que "faltaría más, ya me levanto yo a saludarle".

Con sus esposas

Una vez finalizado el pleno, los diputados presos tenían que volver a su celda de Soto Del Real, desde donde tendrán que continuar haciendo política y su tarea de representantes en el Congreso, hasta que sean suspendidos por la mesa, algo que ocurrirá en los próximos días con el voto del PSOE, el PP y Ciudadanos. No obstante, antes de marcharse, un nuevo gesto de la nueva presidenta Meritxell Batet, ha facilitado que los presos se pudieran reunir en una sala discreta con sus esposas. Ha sido el último contacto antes de que un policía les pidiera la maleta, el teléfono móvil o lo que llevaran encima. Al cabo de unos minutos, han salido en dirección de Soto Del Real.

Lo último en España