GOBIERNO

Sánchez teme un plantón de los pesos pesados del IBEX en su conferencia de inicio del curso político

Moncloa asume que su capacidad de convocatoria será menor por las tensiones con los empresarios

Sánchez IBEX
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, junto al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

A la vuelta de las vacaciones, una vez aterrice en España de la gira por Iberoamérica para recabar apoyos para presidir la Internacional Socialista, Pedro Sánchez volverá a pronunciar su ya tradicional conferencia económica ante la plana mayor del empresariado español. Pero tras los decretazos que ha impuesto a las principales compañías de nuestro país, con nuevos impuestos que gravan los beneficios de energéticas y entidades bancarias, Moncloa teme que los principales ejecutivos del IBEX 35 planten al presidente del Gobierno. No es un temor infundado. La relación de Sánchez con estos empresarios ha ido cada vez a menos. Y la posibilidad de que prácticamente ningún primer espada de la empresa española ocupe uno de los puestos VIP reservados para ellos, es real. Ya en los últimos meses varios han ido dando plantón a las convocatorias del Gobierno.

Es habitual, en este acto que se celebra siempre a principios de septiembre, ver entre los invitados a la presidenta del Santander, Ana Botín, y la de Red Eléctrica, Beatriz Corredor –nombrada por el propio Sánchez–; y los presidentes de Telefónica, José María Álvarez-Pallete; Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. También los altos ejecutivos de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri; BBVA, Carlos Torres; ACS, Florentino Pérez; Repsol, Antonio Brufau; Acciona, José Manuel Entrecanales; Inditex, Pablo Isla, o La Caixa, Isidre Fainé. Además acuden a la llamada de Moncloa los líderes de la CEOE, Antonio Garamendi; UGT, Pepe Álvarez y CCOO, Unai Sordo. Los dos únicos que se dispusieron a hablar, casi obligados por Moncloa, en un micrófono que instalaron a la salida y en el que esperaban alabanzas al presidente por parte de los empresarios. Como cada año, todos ellos, serán invitados. Moncloa ya asume que con la tensión existente en las relaciones entre algunos de ellos y Sánchez, como se ha podido ver en las últimas semanas, su capacidad de convocatoria será menor.

Los ataques de Sánchez contra los empresarios del IBEX, más allá de las prohibiciones impuestas como con el decretazo energético o la imposición de nuevos tipos impositivos a los beneficios que obtienen, se han producido también en el ámbito verbal en sus propios discursos. Tal es así que, ante los diputados del PSOE en el Congreso, el presidente atacó a los creadores de empleo de nuestro país apuntando que «hay quienes encuentran normal que un camarero trabaje 12 horas, son los que nunca han pegado ni chapa; otros que ponen el grito en el cielo porque los trabajadores cobren 1.000 euros al mes y son los que ganan bastantes millones de euros en la Bolsa o que dicen que no hay que tocar los precios de la electricidad porque eso es vulnerar el sagrado funcionamiento de la oferta y la demanda en el mercado y son los que más ganan cuanto más cara es la factura de la luz». Todo para justificar su impuestazo.

Antecedentes

En 2018, meses más tarde de llegar al Gobierno, en su primera conferencia de estas características, Pedro Sánchez ya enfadó a los directivos del IBEX colocándoles en una esquina para dar un sitio prioritario a directores de medios de comunicación afines como Ignacio Escolar, de eldiario.es, Pedro J. Ramírez de El Español o Arsenio Escolar de Archiletras. Los presidentes de algunas de las más importantes multinacionales españolas como Telefónica, ACS, Iberdrola, Indra o Santander fueron relegados en el acto a un esquinazo, lo que generó el consiguiente enfado. En la que se celebró en el año 2020, además, el gabinete del presidente no invitó a la principal asociación de empresarios autónomos, ATA.

Lo último en España

Últimas noticias