El Parlamento andaluz se niega a debatir sobre los discursos de odio contra VOX y sus votantes

La Mesa del Parlamento andaluz no ha admitido a trámite una pregunta que Vox ha registrado, de cara la sesión de control de la sesión plenaria de la próxima semana y dirigida al presidente de la Junta, Juanma Moreno, sobre "qué medidas piensa implantar su Gobierno en relación con los discursos de odio y exclusión que se vienen profiriendo contra Vox y sus votantes y simpatizantes".

vox
Alejandro Hernández, de VOX. Foto: Europa Press

Según han indicado a Europa Press fuentes parlamentarias, dicha pregunta, registrada el pasado martes y firmada por el portavoz de Vox, Alejando Hernández, "no se ajusta a la gestión y actividades del Gobierno andaluz", motivo por el que la Mesa del Parlamento no ha calificado la citada pregunta.

Si bien, el orden del día del Pleno del Parlamento que se celebrará la próxima semana fue aprobado el pasado miércoles en la Junta de Portavoces con el apoyo de Vox, que no manifestó durante dicha reunión ninguna queja sobre la no aceptación de esta pregunta.

Cabe aún la posibilidad de que este grupo parlamentario presente un recurso por la decisión de la Mesa del Parlamento o que registre una pregunta de máxima actualidad al presidente de la Junta al objeto de poder interpelar al jefe del Ejecutivo andaluz en la próxima sesión plenaria. Fuentes de Vox han indicado a Europa Press el equipo jurídico está analizando la situación.

En la exposición de motivos de la pregunta registrada, a la que ha tenido acceso Europa Press, Vox defiende que "en un país democrático todos tenemos derecho a expresar nuestras opiniones y también a que nuestros puntos de vista sean respetados, por divergentes que parezcan a quienes no piensan como nosotros".

"La libertad de pensamiento debe ir indisolublemnte ligada a la tolerancia que responde a la actitud del individuo que respeta las opiniones o las ideas de las demás personas aunque no coincidan con las propias", apunta Vox, quien añade que "eso, sin embargo, es cada vez menor".

Según apunta, no está reclamando que se acepte el paradigma o el argumento que se dirige "sino defender y respetar una tolerancia de la que debemos hacer gala en una Cámara que recoge las necesidades y los anhelos de todos los andaluces por difirente que piensen".

En este contexto, Vox considera "muy peligrosa la tendencia de acribillar a todo el que se resista a ser un borrego social, a abrazarse a lo políticamente correcto" y destaca que la desaprobación que se genera por no admitir una ideología determinada es un momento histórico cualquiera "no debe dividir a ninguna persona como ciudadanos de primera o de segunda".

"El miedo a pensar en una sociedad libremente está escrito en las páginas más negras de la historia de la humanidad y quienes han dilapidado esta posibilidad tienen nombre y rostros y serán por siempre recordado por dictadores o supremacistas", concluye Vox.

Lo último en España

Últimas noticias