Congreso de los Diputados

Marlaska calma a Bildu tras el suicidio del etarra: «90 presos de ETA» han tenido beneficios carcelarios

La formación proetarra exige al Gobierno de PSOE y Podemos que "termine ya con el alejamiento"

Casado y Abascal reprochan a Sánchez que condene la "muerte voluntaria" de un preso de ETA

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha tranquilizado este miércoles a Bildu en la sesión de control al Gobierno celebrada en el Congreso después de que la formación proetarra reclamara al Ejecutivo «nuevas políticas» con los presos de ETA tras el suicidio de Igor González Sola, miembro del comando Amaiur, en la cárcel de Martutene (Guipúzcoa).

En respuesta a la portavoz de Bildu en la Cámara baja, Mertxe Aizpurua, el titular de Interior ha manifestado que «en estos dos años con el tratamiento individualizado, no colectivo, 90 presos de la organización terrorista ETA han sido trasladados o han sido progresados en grado y siempre con el control judicial, como deber ser, evidentemente», ha enfatizado Marlaska.

Ésta ha sido la contestación del ministro de Interior en otro guiño más a los proetarras de Bildu para recabar su apoyo de cara a los próximos Presupuestos Generales del Estado. En esta línea, Marlaska ha insistido en que desde Instituciones Penitencias, dependiente de su Ministerio, «no sólo se está trabajando en el tratamiento individualizado de los reclusos de ETA», sino también en la prevención de «conductas suicidas». Con todo, el titular de Interior ha dicho que su departamento «analizará» en detalle lo sucedido.

Previamente, la portavoz de Bildu había exigido a Marlaska que desde el Gobierno socialcomunista de PSOE y Podemos «terminen ya con el alejamiento de presos y presas vascas y liberen a los enfermos y a los de mayor edad». «Que la venganza sea cosa del pasado», ha enfatizado Aizpurua.

En relación al caso de Igor González, ha señalado que «estaba enfermo y que había intentado suicidarse en tres ocasiones», por lo que, a su juicio, el preso etarra «debería estar en la calle recibiendo tratamiento».

«El deber del Estado es velar por las personas privadas de libertad. Era una muerte evitable si la política penitenciaria no fuera de excepción, y fuera respetuosa con los derechos humanos que asisten a los presos y presas vascas», ha esgrimido Aizpurua. En cambio, en el asesinato de 857 víctimas a manos de la banda terrorista ETA nadie respetó sus derechos humanos.

«Construir la paz requiere valentía, nuevas políticas, qué hará el Gobierno para que muerte evitables como la de Igor González no vuelvan a suceder», ha añadido la portavoz filoetarra.

«Lo lamento»

En el día de ayer en el Senado, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, también tuvo un «gesto» con un senador de Bildu al trasladarle el pésame por el suicido de Igor González. ««Me quiero referir al caso de Igor González Sola, el preso de la banda ETA [sic] que se suicidó la semana pasada en la cárcel donostiarra de Martutene. Y quiero antes de nada decir algo obvio: lamentar profundamente su muerte. Lo lamento», proclamó el jefe del Ejecutivo.

En la sesión de control al Gobierno en el Congreso este miércoles, tanto el líder del PP, Pablo Casado, como el presidente de Vox, Santiago Abascal, han reprochado a Sánchez que condene la «muerte voluntaria» de un etarra en lo que supone un grave humillación a las víctimas del terrorismo.

Comando Amaiur

El preso de ETA Igor González Sola fue hallado muerto el pasado viernes en su celda de la prisión de Martutene de San Sebastián. El cuerpo del recluso fue encontrado en su celda, en la que estaba solo, en el recuento que se efectúa después de comer.

González Sola ingresó en prisión en marzo de 2005 para cumplir una condena de 20 años de cárcel por colaboración con banda armada, depósito de armas y falsificación dentro de su actividad en el comando Amaiur de ETA, integrado en el complejo Donosti.

El recluso había sido trasladado este verano desde la prisión de Soria a la de Martutene, donde había pedido trabajar y ya había planteado la posibilidad de acogerse a permisos penitenciarios, según fuentes del penal guipuzcoano. El preso había cumplido las tres cuartas partes de su condena en marzo. La Junta de Tratamiento del Centro Penitenciario de Soria propuso que se mantuviera en segundo grado y que fuera trasladado a San Sebastián

Tras conocerse el fallecimiento de este interno, EH Bildu tachó de «inadmisible» su muerte, ya que, a su juicio, «sigue siendo incomprensible que los presos vascos sigan en prisión» después de 9 años del cese de las acciones armadas de la banda terrorista ETA.

«La muerte de González Sola ha vuelto a constatar que es imprescindible que los presos vuelvan de inmediato a sus casas. La construcción de la convivencia democrática que ha reivindicado una y otra vez la mayoría de la sociedad vasca exige dar pasos, y en ese camino es fundamental la pronta puesta en libertad de los presos vascos», manifestó la formación proetarra.

Lo último en España

Últimas noticias