LOS AUDIOS DE ESPERANZA AGUIRRE ANTE EL JUEZ

El juez frenó la agresividad de las fiscales contra Aguirre: “Esto se convierte en una selva”

  • F. González, T. Gómez y M. A. Ruiz Coll

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, tuvo que frenar la agresividad de las fiscales durante la declaración de la ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, sobre el caso Púnica.

En varios momentos del interrogatorio sobre la supuesta financiación irregular del PP de Madrid, que hoy desvela OKDIARIO, se aprecia esta tensión entre las fiscales y la ex presidenta madrileña. El juez García Castellón afea esa conducta a las fiscales: «Por ese camino no, porque esto se convierte en una selva”.

En particular, el abogado de Aguirre reprocha a una de las fiscales que pidiera a Aguirre que interprete unos mensajes de WhatsApp en una conversación en la que no estaba presente la ex dirigente regional. «No tiene sentido, no va a contestar por lo que vea, no perdamos tiempo, nos quedan 14 minutos», corrige García Castellón a la representante del Ministerio Público.

Otro momento del interrogatorio resultó especialmente tenso, cuando la fiscal aseguró que el responsable de una de las agencias de publicidad investigadas, Horacio Mercado, había declarado que «todas las facturas que se pasaban a las constructoras eran falsas».

Ante estas aseveraciones de la fiscal, Aguirre estalla y replica visiblemente enfadada: «Eso no lo ha dicho el señor Mercado, muéstreme la declaración del señor Mercado diciendo eso, porque dice lo contrario».

«Pues ya está», dice la fiscal por lo bajo ante la protesta de la ex presidenta regional. A lo que Aguirre contesta: «Es que no es verdad».

«Por este camino no»

En este instante tiene que intervenir García Castellón, que zanja la controversia afeando la actitud de la fiscal: «Que no, que no, que por ese camino no. Por favor, por favor, pregunte, esto se puede convertir en una selva y no puede ser. O sea no».

El juez frenó la agresividad de las fiscales contra Aguirre: “Esto se convierte en una selva”
El juez García Castellón, entrando en la Audiencia Nacional

La agresividad de las fiscales en el interrogatorio provocó que Aguirre mostrara su desesperación haciendo gestos con los brazos en jarras, según fuentes jurídicas consultadas. En otro momento de su declaración, la ex líder del PP madrileño critica la actitud de «las fiscalas (sic)» porque, en su opinión, «arruinan la vida a las personas».

Pese a todo, Aguirre se muestra tranquila a lo largo de las casi cuatro horas de comparecencia judicial. La política madrileña responde a todas las preguntas con su característica castiza forma de ser, remarcando que no recuerda muchos detalles, o que los desconocía porque su responsabilidad no incluía supervisar la contabilidad de las campañas electorales.

Aguirre niega tajantemente conocer de la existencia de una supuesta ‘caja B’ en la formación que presidía. En un momento de su comparecencia, el juez le llega a preguntar si su cargo en el PP era meramente «decorativo». De forma directa, la ‘popular’ descarga las culpas en el entonces gerente regional de la formación, Beltrán Gutiérrez, un hombre nombrado por el anterior equipo que dirigía Pío García-Escudero a propuesta del PP nacional, según explica Aguirre. En todo caso, la ex presidenta madrileña reconoce que durante esos años pensaba que Gutiérrez era eficaz en su trabajo y tenía las cuentas en orden.

El destino del 1% de las obras

En el auto de imputación a Aguirre, el juez instructor sostiene indiciariamente que el plan del PP de Madrid para desviar fondos públicos lo elaboró la presidenta junto a sus consejeros de confianza (Ignacio González, Francisco Granados y Alberto López Viejo).

Todo ello, en connivencia con Horacio Mercado, cuyas empresas debían actuar como «vehículo de trasvase de fondos» de los contratos de publicidad de las Consejerías, que se financiaban por Ley con el 1% del presupuesto de las obras públicas adjudicadas.

Caso Púnica: Beltrán Gutiérrez
Beltrán Gutiérrez, ex gerente del PP de Madrid, junto a Esperanza Aguirre.

Sobre este punto, Aguirre recordó en su declaración que esta cláusula era obligatoria al tratarse de inversiones realizadas con fondos europeos. Y defendió que todo estaba supervisado por la Intervención General del Estado.

En otro momento de su declaración, Aguirre afeó a las fiscales su idea de que detrás de la fundación Fundescam hay un «Watergate». Al respecto, indicó que heredó el puesto como patrona en esta entidad de su antecesor, García-Escudero, pero aseguró que no tuvo ninguna dedicación específica en la fundación.

Lo último en España

Últimas noticias