Crisis del coronavirus

El exceso de muertos en la pandemia duplica las cifras de Sanidad hasta en 7 comunidades

muertos
"Exceso" de fallecidos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y dato del Ministerio de Sanidad.

El Ministerio de Sanidad sigue resistiéndose a actualizar la cifra de muertos por Covid para ofrecer una imagen real del impacto de la pandemia. Los datos ofrecidos por otros organismos, como el Instituto Nacional de Estadística (INE) facilitan un retrato más fidedigno. Y, al mismo tiempo, revelan las grandes diferencias con el balance oficial. Un análisis detallado de esos datos permite concluir que, hasta en siete comunidades autónomas, el «exceso de muertos» en la pandemia duplica, o está muy cerca de hacerlo, el dato ofrecido por Sanidad.

Comparándolo con los años anteriores, el INE calcula un exceso de muertes anormales del año en curso. Aunque no se especifica la causa de las mismas, en esta ocasión, ese exceso de fallecimientos se corresponderá, en su extensa mayoría, con los muertos por el covid.

El último dato del INE, actualizado a 8 de noviembre, refleja un «exceso» de 66.852 fallecidos con respecto al mismo periodo del año pasado. Ese día, sin embargo, Sanidad reflejaba ‘sólo’ 39.345 muertos.

Si lo analizamos por comunidades -hasta ese 8 de noviembre- en siete de ellas el organismo recoge datos muy por encima de los que ofrece el Ministerio de Salvador Illa. En Andalucía, por ejemplo, contabiliza 5.535 muertos, mientras que Sanidad habla de 2.855; en Asturias (el caso más llamativo), 1.361 por 582; en Canarias, 709 por 301; en Castilla-La Mancha, 6.169 por los 3.475 de Sanidad; en Cataluña, 15.332 por 7.272; en la Comunidad Valenciana, 3.677 por los 1907 del Gobierno y en Extremadura, el INE recoge un «exceso» de 1.375 defunciones por las 786 del cómputo oficial.

El exceso de muertos en la pandemia duplica las cifras de Sanidad hasta en 7 comunidades
Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE)

Opacidad

El Gobierno ha rodeado de opacidad la cifra real de muertos de la pandemia de Covid. Hasta comienzos de este mes, además, Sanidad no admitió el criterio de la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), que insta a contar también a los muertos «sospechosos» de coronavirus. Durante meses, el Ejecutivo sólo ha sumado a sus balances a aquellos fallecidos con prueba diagnóstica confirmada, esencialmente PCR. Esto implicó que, especialmente en los momentos más críticos de la primera ola, un gran número de defunciones quedasen sin contabilizar, sobre todo fallecimientos en residencias y domicilios particulares.

La pasada semana, OKDIARIO reveló la cifra real de víctimas mortales en España por la pandemia: 75.175 fallecidos. Un dato que toma como referencia las cifras del INE, además de los fallecimientos reconocidos oficialmente por el Gobierno entre el 8 y el 20 de noviembre. Según la última actualización de Sanidad, la cifra de muertos es de 45.069.

Esos más de 75.000 muertos sitúan a España muy por encima del resto de países europeos. Según la información facilitada por el ministerio, la clasificación la encabeza actualmente Reino Unido, con 58.245 muertos, seguido de Italia (54.904) y Francia (52.325).

A nivel internacional, EEUU sigue como primer país en número de defunciones, con 265.166, por encima de Brasil (171.974) e India (136.696).

El exceso de muertos en la pandemia duplica las cifras de Sanidad hasta en 7 comunidades
Fuente: Instituto Nacional de Estadística (INE)

El Gobierno se ha remitido al criterio de los organismos internacionales para justificar su forma de recuento. Sin embargo, en abril, la OMS desarrolló la siguiente definición para informar de los fallecimientos: «La muerte por Covid-19 se define a fines de vigilancia como una muerte resultante de una enfermedad clínicamente compatible en un caso de Covid-19 probable o confirmado, a menos que exista una causa clara alternativa de muerte que no pueda estar relacionada con la enfermedad por Covid».

El organismo volvió a insistir en junio, avisando a los países que el Covid-19 debería registrarse en el certificado médico de fallecimiento como causa de muerte en todas aquellas personas que hubiesen perdido la vida como consecuencia de la enfermedad, o que se tuviese una sospecha certera de que la infección contribuyó a su muerte. Por ejemplo, un paciente fallecido por síndrome de distrés respiratorio agudo a causa de una neumonía provocada por el virus.

Pero, además, se debería incorporar al certificado de fallecimiento si existían sospechas de Covid en el caso de muertos con patologías crónicas, como diabetes o enfermedad pulmonar obstructiva crónica. O mujeres embarazadas que habían muerto por complicaciones a consecuencia de la infección.

Sanidad defiende su criterio

El Gobierno, en cambio, ha hecho oídos sordos a esas advertencias. El ministro de Sanidad, ante las críticas, ha defendido que en España se es muy «estricto» con la contabilización de fallecimientos por Covid-19.

«Nos quedan 13.000 fallecidos ahí, pero no podemos ubicarlos ahora», llegó a asegurar, en junio, el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón.

Por otro lado, la última actualización del Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo), de 24 de noviembre, refleja un «exceso» de 66.605 fallecimientos en dos periodos: del 10 de marzo al 9 de mayo; y del 20 de julio al 23 de noviembre.

En este último periodo, esa cifra alcanza los 22.012 fallecimientos. En ambos, el exceso es superior en mujeres que en hombres y se concentra en los mayores de 74 años.

Lo último en España

Últimas noticias