La dirección del PP vasco sabía 4 días antes que no se pondrían "líneas rojas" a Bildu y PNV en Labastida

La dirección del PP en Álava no desautorizó a su candidato a la Alcaldía de Labastida pese a saber, con al menos cuatro días de antelación, que se sentaría con el PNV y con Bildu "sin líneas rojas". En una entrevista en la radio pública vasca, el candidato a la Alcaldía, Dani García, anunciaba las intenciones de los populares. El contenido de la misma fue incluso compartido por la cuenta de Twitter del PP en Álava.

El aspirante del PP a la Alcaldía de Labastida concedió una entrevista a la radio pública vasca EiTB el miércoles 29 de mayo. En la misma reconocía que "no tenemos reticencia para hablar ni con el PNV, ni con Bildu, ni ninguna línea roja para hablar de cualquier tema que incumbe al pueblo de Labastida". Esto sucedía 4 días antes de sentarse a negociar con los proetarras, con el consentimiento de la dirección del PP en Álava, que en ningún momento desautorizó al joven concejal.

Es más, García anunciaba que su intención era reunirse antes del fin de semana . "Entre hoy y mañana nos reuniremos para sentar las bases de los próximos cuatro años de gobierno", aseguró en antena el edil popular.  Finalmente, la reunión con los proetarras de Bildu tuvo lugar el lunes 3 de junio y en ella García les ofreció entrar en un gobierno de coalición, con una concejalía: la de deportes.

El encuentro era vox populi en el País Vasco. Sin embargo, cuando alcanzó dimensión nacional, la dirección del partido en Álava, con Iñaki Oyarzabal a la cabeza, salió públicamente a "desautorizar tajantemente cualquier contacto con Bildu en Ayuntamientos alaveses para la elección de alcaldes y la conformación de gobiernos locales".

Los populares de Álava, como ha demostrado OKDIARIO, conocían el encuentro de antemano. Compartieron en su cuenta oficial la entrevista de Dani García y luego borraron el tuit. Tuvieron, al menos, cuatro días desde que García anunció los encuentros para frenar la reunión con Bildu y no hicieron nada, ni desautorizaron a su edil.

Lo último en España