FUERA DE ORDENACIÓN

Carmena deja en el limbo legal 1.490 pisos de lujo construidos en Valdemarín cuyo valor se hundirá

Carmena
El edil de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, y la alcaldesa Manuela Carmena. (Foto: Madrid)

El Ayuntamiento de Madrid ha dejado fuera de ordenación 1.490 viviendas de lujo construidas en el barrio de Valdemarín al norte de la capital.

El Consistorio de Manuela Carmena ejecuta así una sentencia del TSJM que daba dos opciones y ha optado por una que perjudica a muchos vecinos. Se trata de pisos de más de medio millón de euros en una de las zonas más exclusivas y de moda de la ciudad en el distrito de Moncloa en las inmediaciones del monte de El Pardo.

Con fecha de febrero de 2006, los tribunales instaron al Ejecutivo local a optar entre aplicar "bien la norma zona 8.1 [chalets] o bien la Ordenanza de Baja Densidad (CBD) en dicho sector [bloques de pisos]". El Ayuntamiento de la capital en un informe al que ha tenido acceso OKDIARIO concluye que la opción elegida es la primera.

El Tribunal Supremo hasta en segunda instancia ha refrendado la sentencia del TSJM y ha vuelto a instar al Ayuntamiento a decantarse por una opción u otra sin proponer una ‘escala de grises’ como intentaron los alcaldes Gallardón y Botella más de cinco veces. El TS reiteró que una misma zona no podía tener al mismo tiempo dos ordenaciones diferentes.

Valdemarín
Resolución del Ayuntamiento de Madrid para ejecutar la sentencia del TSJM sobre Valdemarín. (Clic para ampliar)

De esta forma, como avanza este periódico, el actual Ayuntamiento, con fecha de 10 de febrero, ha optado por dejarlo todo como está (aplicar la ordenanza 8.1). Los chalets mantienen la ordenación pero los pisos quedan fuera de ésta. Estos bloques de tres alturas son ilegales y, aunque no se tienen que derruir, perderán valor. Además, si se decide tirar abajo cualquiera de estos edificios para levantar una nueva construcción deberá respetar la ordenación y sólo se podrán construir viviendas unifamiliares, nunca pisos como son actualmente.

Según varias fuentes consultadas por este diario, era la opción más viable ya que la otra alternativa suponía tener que ampliar considerablemente todas las infraestructuras para dar servicio a decenas de nuevos vecinos. Sin embargo, tanto los dueños de pisos como los de chalets ven perjudicados sus intereses.

Los propietarios de viviendas en bloques ven así rebajado el valor de sus inmuebles de una forma muy importante. Tendrán problemas a la hora de vender estas propiedades. Los bancos tendrán en cuenta a la hora de dar créditos que están fuera de ordenación y por ello las tasaciones bajarán sobremanera. También a la hora de hacer obras podrían surgir problemas ya que la licencia es de chalet y si hay un derrumbe no podrían reconstruirse los bloques de pisos.

Por su parte, los propietarios de chalets también podrían pedir responsabilidades por pérdida de un expectativa de ganancias. Algunos vecinos estaban valorando la opción de en el largo plazo edificar bloques de pisos en las parcelas donde ahora tienen un único unifamiliar. Ya no podrán.

Las fuentes conocedoras de este litigio que se inició hace más de 15 años aseguran que el Ayuntamiento no tendría que abonar daños y perjuicios. No obstante, los propietarios pueden apuntar a los promotores que entonces podrían no haber actuado de buena fe y firmaron convenios que no se ajustaban a derecho.

Además de las 1.490 viviendas que están afectadas habría otras 400 que estarían por construir que también se verían perjudicadas. El barrio de Valdemarín está delimitado por la M-40, la A-6 y el Hipódromo. Está formado mayoritariamente por viviendas unifamiliares, sin embargo, también se construyeron viviendas de altura, apartamentos turísticos que acabaron siendo pisos familiares.

Lo último en España