Buch abandona escoltado por antidisturbios la sede de la consejería de Interior

Vídeo: Manolo Riera

La tensión entre los Mossos de Escuadra y la Consejería de Interior de la Generalitat va en aumento. Una semana después de romper las negociaciones por primera vez y tras volver a sentarse en la mesa para intentar llegar a un acuerdo entre los sindicatos y el Govern, este miércoles los Mossos han vuelto a decir basta y han salido otra vez a la calle para reivindicar sus derechos.

A menos de 24 horas para tener que participar en un macro dispositivo de seguridad ante la amenaza de disturbios de los separatistas, y después de que hace unos días dieran una tregua a la Generalitat “por responsabilidad”, las diferencias con Interior ponen en duda ahora esa tregua y amenaza de vaciar algunas comisarías de los Mossos con las consecuencias que eso supone para el dispositivo coordinado con Policía Nacional y Guardia Civil.

La protesta de hoy, en la que han cortado de nuevo distintas arterias principales de Barcelona, ha provocado también que los máximos responsables de la consejería que participaban de las negociaciones y la toma de decisiones se hayan tenido que quedar encerrados en el interior de las instalaciones ya que los policías concentrados en el exterior les impedían salir.

A última hora del día, tras varios minutos esperando dentro su vehículo oficial aparcado en el interior del patio de la consejería, varias furgonetas de los antidisturbios han acudido a las puertas del departamento para hacer un pasillo de seguridad entre los agentes que se habían sentado frente a la puerta para facilitar la salida del consejero Miquel Buch, que hasta la llegada de la BRIMO no había podido salir. Los manifestantes han colaborado en todo momento con sus compañeros antidisturbios que aseguran “nos apoyan” facilitándoles su tarea sin dejar la acción reivindicativa.

Los sindicatos finalmente han permitido la salida de los responsables escoltados por sus compañeros, entre gritos de “estafadores” o “hijos de puta”. Los concentrados han pedido la dimisión de Buch, han gritado consignas como ‘Ahora sí quieres a la Brimo’ y han aplaudido a los antidisturbios que se han desplazado al lugar.

Más de 100 agentes se han concentrado ante la Conselleria y al llegar los antidisturbios han hecho un pasillo para que saliera en coche el conseller y otros dirigentes de Interior, como el secretario general, Brauli Duart, y el director general de la policía catalana, Andreu Martínez.

Lo último en España

Últimas noticias