Una joven denuncia al nº 1 del Frente Polisario instalado en España: “Me violó con 18 años y era virgen”

Ver vídeo
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Al lado de la Torre del Oro, en el pleno corazón de Sevilla, OKDIARIO se sienta a hablar con Yadiyetu Mohamaud. Es un día lluvioso en la capital hispalense, pero esta joven llega con una sonrisa y la amabilidad como carta de presentación. Y eso que sufrió, según su denuncia, uno de los peores actos que puede sufrir una mujer: una agresión sexual. Pero en el caso de Yade, como le gusta que la llamen, además hay que añadir que tenía 18 años y nunca había mantenido una relación, era virgen, según relata. Su violador, según ella misma afirma, es el líder del Frente Polisario que actualmente está ingresado en un hospital en Logroño, Brahim Ghali. Ella lleva años denunciando lo ocurrido tanto pública, como judicialmente. “Es mi derecho”, afirma con rotundidad.

La Audiencia Nacional archivó en 2018 su primera querella porque, tras el cambio de la conocida como Ley de Justicia Universal, no podían investigar lo sucedido. Sin embargo ahora, con Ghali ingresado en un hospital de Logroño, el nuevo letrado de la joven, Juan Carlos Navarro, y las convicciones renovadas y reforzadas, Yadiyetu ha vuelto a presentar la querella ante la misma instancia judicial.

Aquella experiencia la ha marcado de por vida hasta tal punto que nunca ha podido tener una relación de pareja pese a haber pasado 11 años desde la presunta violación. Yade explica: «No me lo esperaba, no me esperaba que fuera tan cobarde, tan poco hombre. Pero yo no me callé, y no me pienso callar. No me agrada recordar todo eso, pero lo he hecho público y tengo que hablar de ello, soy consciente y me siento muy orgullosa de hacerlo».

Relato de los hechos 

Preguntada por cómo sucedió, dice que Ghali la citó a las siete de la tarde para ir a la embajada del Frente Polisario en Argelia. Y prosigue relatando que “entonces pasó lo que pasó, ahí me violó, me faltó al respeto, me hizo de todo, y vine aquí y le denuncié. Ahora está aquí, está aquí y desde que me enteré se puede decir que me desvelo muchas noches”.

Y añade: “La violación me sigue afectando, obviamente. Un mes estoy bien, dos meses estoy bien, pero ya el resto no puedo. Es una cosa que me acompaña siempre. No soy capaz de decir se acabó. Cada vez que voy haciéndome mayor parece que se agranda. Es una secuela muy dura. Muy dura no, lo siguiente. Pero bueno, creo que uno se queda tranquilo por el hecho de que realmente puede denunciar, puede hablar de ello, puede comunicárselo a los amigos. La familia lo ha pasado muy mal hasta el día de hoy. Cada vez que hay una noticia la casa se queda en shock”.

Sobre la violación que denuncia y esas secuelas, Yade explica: «La violación es algo muy duro. Sí, hay días que estás bien y parece que todo el mundo pasa, pero yo no he sido capaz de rehacer mi vida y tener un futuro con un hombre, o tener una pareja. No, no soy capaz. Hace 11 años, pero para mí ha sido ayer. Siempre tengo esa imagen, siempre lo tengo muy presente. Y así será hasta que pueda… no sé cómo expresarme, pero es que no se puede olvidar de la noche a la mañana una violación de esa manera tan cruel. No se puede olvidar».

Como ella misma nos asevera, al horror de haber sido violada se sumó una de las peores cosas que tuvo que sufrir: el hecho de que su familia le dijera que no denunciara la situación. Estos crímenes de honor, como se consideran en la religión musulmana, no se denuncian, pues las mujeres que han sufrido una violación después no pueden casarse.

En el caso de esta joven, ella misma cuenta cómo, tras el ataque, su familia le dijo: “No le denuncies, no hagas nada”. “Me dijeron que no denunciara porque si lo que sucedió se pone en boca de todo el mundo, yo nunca me casaría, y nunca sería una mujer respetada, y nunca sería una mujer como debo ser, y eso es algo que yo no debía permitir. Pero le dije a mi madre, pues no me caso, no quiero casarme, cómo me voy a casar si no puedo ni vivir”, añade.

La voz de muchas

El caso de Yade no es aislado. La violación de los derechos humanos, y de las mujeres en general en esta zona, es sistemática. Ella misma cuenta cómo su tío le relató una historia sobre Ghali que hiela la sangre.

“Tengo un tío que ya es muy mayor, y cuando yo puse la denuncia me dijo ‘Yade, me he enterado de que has puesto una denuncia en la Audiencia Nacional sobre una violación de Brahim Ghali’. Le dije que sí, y me dijo ‘hija, ¿tú sabes que cuando nosotros estábamos en la batalla, en la guerra, él se hacía con nuestras mujeres? A nosotros nos mandaba él, y luego volvía a nuestras casas para violar a nuestras mujeres’. Yo me quedé en shock”, narra.

Apostilla que: «No soy la única, no soy la única, pero ten en cuenta que la sociedad hace mucho. Yo he visto a muchas niñas que han sido violadas. Y las violan dos veces, tres, cuatro veces; y no son capaces de denunciar simplemente por el hecho de que las van a mirar mal en la sociedad, o les van a faltar al respeto, nunca se va a casar».

Una de las cosas que cuenta y que más desgarra es cuando explica qué sucede con las mujeres que no están casadas y son violadas. Asegura que “cuando una mujer se queda embarazada antes del matrimonio la llevan a una cárcel hasta que venga un hombre y le pida que se case con él, o se queda ahí el resto de su vida”. ¿Qué pasa con esos niños?, pregunta OKDIARIO. “No lo sé. Ésa es la pregunta del millón. No sé, no me lo quiero imaginar, pero bueno no es. Brahim Ghali lo sabía, esa cárcel siempre ha existido”.

Sobre si las mujeres de los campos de refugiados algún día se alzarán, su explicación es tristemente realista: “No creo que las mujeres de los campos levanten la voz nunca. Ojalá. Si hablaran las mujeres, otro gallo cantaría. Si hablaran las mujeres que son víctimas, no sólo de él, de muchos que son capaces de violar una vez, y otra, y otra y otra… Si hablaran esas mujeres el Frente Polisario no existiría. No, no son capaces de hablar, ni pueden hablar”.

Frente Polisario y Ghali

Preguntada por el Frente Polisario, Yade no duda en su respuesta: “El Frente Polisario… El mundo árabe se está quejando de una situación que la hemos visto en muchos países como Siria, en muchos países de Oriente Medio. ¿Qué estamos sufriendo ahora mismo con el Daesh? El terrorismo. El Frente Polisario es una copia del Daesh, quieran o no quieran. No sé por qué la gente no está enterada de lo que sucede en los campamentos”.

Y sobre su presunto agresor, al que ha vuelto a denunciar con la ayuda del letrado Juan Carlos Navarro, tampoco duda a la hora de describirlo: “A Brahim Ghali le diría que es muy poco hombre. Lo peor que le puede pasar a la humanidad es Brahim Ghali. Hombres como él es lo peor que le puede pasar a la humanidad. Pero es él y toda su manada”.

Lo último en España

Últimas noticias