Educación

Los agustinos del centro universitario donde se licenció Pedro Sánchez claman contra la ley Celaá

La orden que regenta el RCU María Cristina de El Escorial, adscrito a la Complutense, luce el lazo naranja

Bronca en el Congreso: la oposición unida grita en pie «¡Libertad!» contra el Gobierno y su Ley Celaá

Ley Celaá
La promoción de Pedro Sánchez en el RCU María Cristina de los agustinos.

Los agustinos que regentan el Real Centro Universitario María Cristina de El Escorial, el centro privado adscrito a la Universidad Complutense donde el presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, se licenció en Ciencias Económicas y Empresariales, claman contra la Ley Celaá y su ataque a la educación concertada y a la especial. El texto ha sido debatido este jueves en una bronca sesión en el Congreso de los Diputados antes de seguir su tramitación parlamentaria en el Senado.

En concreto, los Padres Agustinos de la Provincia Agustiniana Matritense son los mismos que administran el Colegio Alfonso XII del Escorial, que como afectado por la polémica Ley Celaá del Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez, sí ha expresado en su página web su indignación ante semejante atropello al pluralismo y la libertad de elección. En la web del RCU María Cristina no hay referencia al respecto puesto que este centro universitario no entra dentro de las enseñanzas reguladas en la nueva Lomloe.

Sin embargo, el sitio online del Colegio Alfonso XII del Escorial sí que luce un lazo naranja -símbolo de la libertad frente a las imposiciones de la Ley Celaá- y la etiqueta «#Agustinos» para la red social Twitter. A través de esta etiqueta, los usuarios enlazan rápidamente con la cuenta oficial de la Orden de San Agustín, que forma parte de la agrupación Escuelas Católicas de Madrid y que también ha suscrito el manifiesto de la plataforma ‘Más Plurales’.

Esta última, que aglutina a asociaciones de padres y madres de alumnos, sindicatos, empresas y diferentes colectivos, ya ha reunido millón y medio de firmas contra la polémica ley de la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, quien estudió en el colegio Sagrado Corazón de Bilbao, una escuela católica que pertenece igualmente a la red concertada.

Dicha plataforma se ha manifestado este jueves delante del Congreso de los Diputados donde ha recibido el apoyo de PP, Vox y Ciudadanos, quienes dentro del Pleno también han expresado su rechazo al texto con gritos de «libertad, libertad» al unísono y durante varios minutos.

El citado manifiesto subraya que la Lomloe es «fuertemente intervencionista, promueve la restricción de derechos y libertades ciudadanas y atenta contra la pluralidad de nuestro sistema educativo que es clave en una sociedad democrática».

«Es una reforma que conduce hacia el dominio sistémico del Estado, dotando a las Administraciones con facultades cada vez más amplias en detrimento de las familias como primeras educadoras de sus hijos», -continúa el texto.

Además, los afectados señalan que la reforma de la actual Lomce que los socialcomunistas pretenden realizar «permite distribuir a los alumnos por centros reduciendo significativamente la elección educativa de sus padres, un derecho avalado por la Declaración Universal de los Derechos Humanos».

El manifiesto también advierte de que este controvertido proyecto de ley orgánica «se inventa un derecho a la educación pública, cuando el derecho reconocido en la Constitución es el derecho a la educación; la enfrenta al modelo de educación concertada, ampliamente implantado en Europa, rompiendo la complementariedad de redes recogida en la Constitución; devalúa la enseñanza de la asignatura de Religión en la escuela aplicando un laicismo impropio y pone en duda la supervivencia de los centros de educación especial, entre otros aspectos».

Junto a ello, desde la plataforma ‘Más Plurales’ recalcan que que «por primera vez en la historia de la democracia», la ministra Celaá ha excluido a la comunidad educativa de la tramitación de la nueva ley, que supone «la imposición de un modelo de educación único, estatal y laico que pondrá fin a la pluralidad educativa actual», denuncian.

Ley Celaá
Captura de la web del Colegio Alfonso XII con el lazo naranja contra la ‘Ley Celaá’.

El Real Centro Universitario María Cristina donde se licenció Pedro Sánchez y que sigue omitiendo en su ficha parlamentaria goza de las ventajas de una universidad pública (obtención de la titulación oficial por la Universidad Complutense, profesorado, servicios) y de aquellas otras de una privada (atención personalizada en lo académico, profesional y personal: grupos de reducido tamaño, cercanía y fácil acceso a los profesores y tutores, preparación eminentemente práctica, medios técnicos actuales…).

Esta entidad, según su propia descripción, remonta sus orígenes a Felipe II. Formalmente erigido como Real Colegio de Estudios Superiores en 1892 por la Reina Regente María Cristina de Habsburgo y Lorena, ha sido dirigido por la orden de los Agustinos desde su fundación.

«Formación cristiana»

El centro presume de ofrecer «enseñanza personalizada en un entorno único», esto es, «en el marco incomparable del Monasterio del Escorial, una de las maravillas del mundo y símbolo de universidad y hermandad», subraya la institución.

Además de «formación humanista y cristiana» en Derecho, Administración y Dirección de Empresas y Máster de acceso a la Abogacía, también imparte, entre otras materias, Asesoría y Consultoría de las Tecnologías de la Información y una titulación superior en Quiropráctica.

Lo último en España

Últimas noticias