España

La Audiencia Nacional sugiere a Trapero que vaya a declarar de paisano por si es detenido

trapero
Josep Lluís Trapero, mayor de los Mossos d'Esquadra, a su llegada a la Audiencia Nacional. (Foto: EFE)
Comentar

El mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, vuelve a declarar este lunes ante la Audiencia Nacional en condición de imputado. Y lo hace en un ambiente en el que crecen las peticiones judiciales y policiales de que sea inhabilitado y detenido bajo aplicación de medida cautelar de prisión preventiva.

Se trata de su segunda comparecencia tras los graves disturbios provocados en los registros judiciales del departamento de Economía y la inacción absoluta de los miembros de los Mossos el día de la celebración del referéndum ilegal. La declaración se produce, además, en medio de las crecientes sospechas de que la actuación pasiva de los Mossos pudiese haber sido coordinada dentro de un plan separatista global.

Trapero tendrá que dar explicaciones en esta ocasión de un informe de la Guardia Civil entregado a la juez Carmen Lamela con graves acusaciones contra él. En este documento los agentes de la Benemérita citan hasta en diez ocasiones al máximo responsable de la policía autonómica y lo hacen para describirle como una persona “indudablemente” integrado en el denominado “comité ejecutivo” del golpe que iba a “liderar el día a día de la implantación del plan” separatista. Un plan que habría estado diseñado, según el mismo informe, por el presidente Carles Puigdemont; el número dos de su Ejecutivo, Oriol Junqueras, y los presidentes de la ANC y Òmnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, con el único objetivo de declarar la independencia.

Ambos protagonistas de los acontecimientos también están en el punto de mira judicial. El documento de la Guardia Civil subraya la fuerte unión existente entre el mayor de los Mossos y Jordi Sánchez y Jordi Cuixart. La Benemérita destaca, de hecho, que el 20 de septiembre (el día en el que se llevó a cabo el registro del departamento de Economía en el marco de la Operación Anubis), Jordi Sánchez aseguró a un miembro de la Guardia Civil presente en el operativo que “estaba en contacto con el mayor Trapero por si quería hablar con él”.

Fuentes policiales han recibido ya la advertencia de que es posible que Trapero sea inhabilitado e, incluso, detenido preventivamente. Es más, esas mismas fuentes han recibido el aviso de estar preparados por si en esa decisión se incluye a los máximos responsables de ANC y Òmnium.

Las fuentes consultadas son conscientes, pese a ello, de la enorme presión que pesa sobre los responsables de esta decisión. Y es que se puede producir de forma totalmente cercana al cierre del plazo de contestación de Puigdemont con respecto al requerimiento del Gobierno previo a la aplicación de las medidas de intervención del artículo 155 de la Constitución.

Dicho de otra manera: sobre los responsables de adoptar estas medidas cautelares pesará la presión de dictar una inhabilitación y varias medidas cautelares de prisión que podrían ser empleadas como material victimista y meditativo por parte de los separatistas para alterar los ánimos e, incluso, para provocar altercados públicos.

Pese a ello, las fuentes consultadas destacan que el hecho de que se la hayan realizado indicaciones de acudir vestido de paisano y no con el uniforme de los Mossos es un indicativo claro de que, al menos, se está valorando muy seriamente la prisión preventiva.

Últimas noticias