Si quiere un artista con revalorización futura ese es Banksy

Banksy
Banksy (Foto. Getty)

Por si no lo saben Banksy es probablemente el artista callejero más famoso del mundo. Se trata de un enigmático grafitero cuya identidad se desconoce y que utiliza sus obras para denunciar no sólo los excesos de nuestra cultura occidental sino también los abusos sociales. Incluso ataca al mercado del arte. Pese a ello, es uno de los artistas que mejor comportamiento registra en el mercado de las subastas, estableciéndose de media un millón de dólares para cada una de sus obras.

Los expertos consultados por OKDIARIO calculan el valor total de su creación en cientos de millones. De hecho, hace unos años se llegó incluso a subastar la identidad del propio Banksy, que después se canceló, y las pujas fueron de vértigo. En recientes entrevistas, preservando su identidad, afirma con descaro que él también hace engaños por lo que no critica a quienes tratan de copiarle o atribuirle obras que no lo son verdaderamente. Consciente de que esto es un mercado, sí ayuda a quienes adquieren sus creaciones en la labor de autentificación algo que es muy de apreciar.

Los expertos afirman que es un artista por el que hay que apostar y aunque nadie conoce su identidad los datos que de él se han filtrado apunta a más de 20 años de trayectoria profesional y colaboraciones con artistas de prestigio.

Según apunta Barbebys, algo se ha podido saber de este artista es que es un hombre de algo más de 40 años, británico (su humor negro es inconfundible) y que se ayudaba de amigos para poder pintar sus denuncias sociales por Londres. Se sumó al espíritu grafitero que inundó Bristol en los 90 y al menos 18 de sus obras han sido destruidas por las autoridades lo que ayuda también a su revalorización.

Pintor infatigable, no hay pared que se le resista. El 83% de su obra han sido ya subastada recaudándose un total de 48 millones de dólares y la mejor forma, dicen los expertos consultados, de adquirir un original es hacerlo a través de una subasta. Sobre su valor en el mercado, en 2007 se subastó la obra Girl and Bird por 389.000 dólares cuando su estimación inicial se situó en 24.000 euros, es decir, 20 veces su precio de referencia.

Al año siguiente, la famosa escultura Vandalized Phone Box fue subastada por 445.000 euros el doble de lo que se esperaba. Poco después, las cinco tablas sobre lienzo tituladas: Simple Intelligence Testing pulverizaban su estimación de 243.000 euros para llegar a alcanzar el precio de 885.000 euros. La pintura de Banksy, Keep It Spotless, con la imagen distintiva de una camarera de hotel limpiando las manchas de color, se vendió por 1,4 millones de euros, casi cinco veces su precio estimado

Por supuesto, hay otra forma de comprar un Banksy, comprarlo directamente al artista. Aunque desde el año 2009, no se ha realizado ninguna exposición comercial de Banksy. En octubre del 2013, durante su muy publicitada residencia de un mes en Nueva York, Banksy pasó un día entero en Central Park vendiendo sus propias obras originales a los transeúntes por menos de 60 dólares. Pensando que era una broma, solo siete compradores se aprovecharon de esta oportunidad. Ahora estas obras de unos cuantos dólares valen decenas de miles de euros, si no más.

Lo último en Economía