Diferencias PSOE-Podemos

Sánchez frena la entrada de afines de Podemos en las presidencias de empresas públicas

PSOE
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en el Congreso.

Los choques entre los dos partidos que forman el Gobierno de coalición, PSOE y Podemos, son cada vez más numerosos. Unos, como el del pasado miércoles a cuenta del pacto con Bildu y la derogación «íntegra» de la reforma laboral, trascienden a la luz pública y ponen en jaque a Pedro Sánchez. Otros quedan más ocultos, como el rechazo del presidente a que Podemos pueda situar a afines suyos en la cúpula de empresas públicas.

En concreto, y según ha reconocido en privado la titular de Transición Ecológica, Teresa Ribera, el partido de Pablo Iglesias ha presionado a la ministra para que le ceda la presidencia de dos compañías públicas dependientes de su departamento, Acuamed y Acuaes. «La ministra consultó con Sánchez para evitarse problemas y el presidente le dijo que dejara todo como está», aseguran fuentes conocedoras de la situación.

Se trata de las dos compañías ligadas a este Ministerio que más obras licitan y adjudican. Acuamed ejecuta todas las obras hidráulicas de la cuenca del Mediterráneo mientras que Acuaes lo hace en el resto del país. Acuamed suele adjudicar obras por valor de entre 100 y 150 de millones de euros -aunque este año ha bajado-. Acuaes adjudicó obras en 2019 por valor de 134 millones de euros.

Junto a la capacidad de adjudicación de obras, el sueldo de los presidentes. En el caso de Acuamed, el presidente actual es Francisco Baratech, nombrado en noviembre de 2016 por la anterior ministra del PP, Isabel Tejerina. Baratech trabajó antes en Tragsa -otra empresa pública- y su salario es de 132.000 euros anuales. Es un ‘técnico’, no político, que ha mantenido su cargo con la llegada del PSOE al poder. «Hace lo que le dice el PSOE y punto. Así ha mantenido el cargo», asegura una fuente del sector.

En ese entorno se encuentra también el salario de la vicepresidenta de Acuaes, Josefina Maestu, y de la directora general, Rosa Cobo –el cargo de presidente está vacante-. Maestu fue nombrada por el Gobierno de Sánchez en octubre de 2018 y fue asesora del Ministerio de Medio Ambiente en la etapa en la que fue ministra Cristina Narbona, actual presidenta del PSOE.

Por su parte, Rosa Cobo también fue nombrada en octubre de 2018 y también estuvo en el Ministerio de Medio Ambiente con Cristina Narbona: fue jefa de Gabinete del entonces secretario de Estado, Antonio Serrano.

RTVE

Otra de las empresas públicas que le interesan a Iglesias y donde, de momento, el equipo de Sánchez ha tomado el control es Televisión Española. La reciente degradación de Los Desayunos al Canal 24 Horas de Xavier Fortes, al que se sitúa en la órbita de Podemos, es un ejemplo.

Pero lo importante es que fuentes internas de la cadena advierten de que el PSOE «ha vuelto a pensar en Elena Sánchez para sustituir a Rosa María Mateo en la presidencia de RTVE». El Gobierno tiene en el ente público un dolor de cabeza debido a que el concurso realizado por un grupo de expertos para elegir al presidente está bloqueado por las numerosas denuncias presentadas por los candidatos, que amenazan con tumbar legalmente ese proceso.

La solución es compleja porque hay una ley aprobada que obliga a elegir al presidente de RTVE por concurso. Sin embargo, el plan del Gobierno pasa por volver al modelo anterior y pactar con los grupos un nuevo presidente de RTVE. En ese escenario es donde el PSOE piensa en Elena Sánchez, actual secretaria general del grupo.

«Los argumentos son que es mujer, que se conoce la casa porque es la número dos de Mateo y que el concurso está prácticamente fracasado. Ahora, sería insultante que se pusiera al frente de la cadena a una persona que se presentó al concurso y no sólo no pasó a la final, sino que demás los expertos la acusaron de copiar el proyecto de la Wikipedia», explican fuentes internas.

Lo último en Economía

Últimas noticias