Motor

Renault Sevilla ya sufre los recortes de Luca de Meo: reducirá hasta un 50% su producción en enero

La pandemia lastra la producción de Renault: fabricará un 28% menos con 342.000 vehículos
La pandemia lastra la producción de Renault: fabricará un 28% menos con 342.000 vehículos

La crisis del coronavirus obligó a Renault a poner en marcha un plan estratégico para salvar las cuentas de la compañía ante la caída de la demanda de vehículos y el descenso de la producción por las medidas restrictivas de los distintos gobiernos para mitigar los efectos de la pandemia. Un escenario que ya afecta a la producción de la factoría del fabricante automovilístico galo en Sevilla -donde se fabrican cajas de cambios-, que se verá reducida hasta en un 50%.

Así lo han explicado fuentes sindicales a OKDIARIO, que aseguran que «la dirección nos ha informado este martes en la reunión del comité de empresa de que la producción en la factoría de Sevilla caerá en los próximos meses debido a la situación de la bajada de ventas en los mercados europeos, que afecta directamente en la caída de la demanda de pedidos en Renault Sevilla».

«Las factorías de Palencia, Valladolid y Sunderland (Reino Unido) han realizado menos pedidos en el último trimestre del año, lo que ha obligado a Renault Sevilla a reducir el ritmo de ensamblaje de las cajas de cambios por sobrecapacidad de producción», explican. Ante esta situación, puntualizan que «la bajada de la cadencia en la planta es una mala noticia y esperamos que la situación cambie, ya que hemos solicitado a la dirección de la compañía que se estudie todas las medidas paliativas para que afecten lo menos posible a los trabajadores».

En concreto, han explicado que «las bajas cadencias en la factoría por el impacto de la crisis del coronavirus provocarán una caída de la producción en enero de un 50,7% y en febrero de un 42,3% en la línea de Caja J, en comparación con el mismo periodo del año anterior. Una caída del rendimiento de la planta sevillana que también afectará a la línea Caja TL4 con una reducción interanual del 33,4% en enero y del 26% en febrero».

Golpe al empleo

No obstante, fuentes sindicales señalan que esta caída de la producción no sólo afectará en el rendimiento de la factoría, si no también en el empleo: «La Caja TL4 tiene la previsión de fabricar de lunes a jueves en enero y de lunes a miércoles en febrero, con 2,3 equipos en montaje y 3 equipos en mecanizado, mientras la Caja J producirá de lunes a miércoles con carácter general en enero y febrero, con 1,7 equipos en montaje y 2 equipos en mecanizado», explican. No obstante, aseguran que «esta situación se irá comprobando según las cadencias, pedidos y proveedores, pudiendo cambiar las semanas y los descansos».

Un escenario que obligará a la dirección de la planta del fabricante galo a aplicar flexibilidad entre uno y dos días a la semana, por lo que se producirá un consumo importante de días de bolsa de trabajo asociado a las paradas en Renault Sevilla. «Necesitamos que el Comité de Intercentros estudie las medidas de flexibilidad que se puedan utilizar, conociendo el estado de las bolsas actuales, muchas ya en negativo», solicitan fuentes sindicales.

Suspensión de turnos en Valladolid y Palencia

Sin embargo, no es la única factoría del grupo Renault que ha sufrido cambios en la producción de sus lineas desde que la crisis del coronavirus comenzó a dar sus primeros coletazos. La planta de Motores de Valladolid ha modificado sustancialmente las condiciones de trabajo en la línea de montaje motor k-9 en Valladolid, que bajará su actividad en la línea 2, pasando a fabricar los motores diesel en dos turnos solamente, con la consiguiente pérdida de 141 puestos de trabajo.

Asimismo, Palencia fabricará a un turno y medio desde este mes de enero, por lo que ha sido necesario aplicar bolsas de descanso y traslados a Carrocería Montaje Valladolid de más 100 compañeros con contratos indefinidos. Ante esta situación, fuentes sindicales mantienen su preocupación por «el futuro de nuestras factorías».

‘Renaulution’ ya esta en camino

La segunda parte del plan estratégico para salvar las cuentas de Renault ya está en camino. Una nueva fase que se pondrá en marcha en 2021, y que Luca de Meo tiene previsto anunciar el día 14 de enero. Un plan muy esperado en el que se tienen que reflejar qué modelos se caerán de la oferta y en qué campos se centran todos los esfuerzos para reducir costes con el objetivo de hacer frente a la pandemia.

En el nuevo plan, que la firma del rombo han bautizado como «Renaulution», el italiano pretende eliminar los modelos que menos beneficios y centrar toda su atención en el segmento compacto. Talisman, Scénic, Grand Scénic, Espace y Koleos serán algunos de los modelos que la compañía gala dejará de fabricar en los próximos meses.

Lo último en Economía

Últimas noticias