Clave para reducir deuda

Problemas para Prisa: Gobierno y sindicatos portugueses se oponen a la venta de Media Capital a Cofina

El grupo de medios español acordó en septiembre vender su filial, líder en Portugal, a la compañía local Cofina por 170 millones de euros.

La operación es clave para que Prisa pueda reducir su abultada deuda, 1.180 millones a junio de este año.

Javier Monzón
Javier Monzón, nuevo presidente de Prisa.

Problemas para el Grupo Prisa. El grupo de medios español, editor entre otros del diario ‘El País’, alcanzó en septiembre un acuerdo con la portuguesa Cofina para venderle por 170 millones de euros su filial en el país, Media Capital, líder del sector audiovisual en Portugal. Sin embargo, la operación, clave para que Prisa reduzca su abultada deuda, está ahora en entredicho después de que el nuevo secretario de Estado de Audiovisual portugués, Nuno Artur Silva, se haya mostrado públicamente en contra.

En un reciente artículo en prensa, Artur Silva criticó esta operación, llegando a decir que "en el futuro será la mayor amenaza para la democracia portuguesa". Según el nuevo miembro del Gobierno portugués el éxito de la operación "haría más difícil" gobernar el país por la concentración de poder que supondría para Cofina, dueño de cinco periódicos, tres revistas y una televisión por cable en Portugal. Media Capital tiene la televisión más vista del país, la radio más oída y Plural Entertainment, una de las mayores productoras de contenidos.

La operación, notificada el 21 de septiembre a la CNMV, necesita el visto bueno de las autoridades regulatorias del país, proceso actualmente abierto.

Precisamente, a ese proceso ha acudido el Sindicato de Periodistas de Portugal presentando alegaciones a la Autoridad de Competencia lusa en contra de la aprobación de la operación, al entender que sus asociados pueden verse afectados por la concentración que supondría en el sector la compra de Media Capital por Cofina.

Según un comunicado del sindicato de periodistas, la operación supondría dejar "el dominio de casi todos los principales medios por un grupo económico", además del "potencial control absoluto de los mercado de los medios". Las empresas tiene ahora 30 días para contestar a las alegaciones presentadas, por lo que la operación se retrasará.

Deuda

Vender Media Capital es clave para el Grupo Prisa, que ha realizado recientemente una ampliación de capital para comprar el 25% que no tenía de Santillana, la división de Educación y la joya de la corona de la compañía que preside Javier Monzón. La Agencia Fitch ha señalado este mismo miércoles que la venta de Media Capital "reduciría los riesgos financieros" de Prisa.

Fitch asegura que Prisa debería dedicar el dinero obtenido de Media Capital a reducir deuda. A junio de 2019, el grupo acumula una deuda de más de 1.100 millones de euros, más incluso que su capitalización bursátil -menos de 900 millones-. Además, en los seis primeros meses del año ha perdido 51 millones.

La operación es casi desesperada para Prisa, que ha decidido vender Media Capital en unas condiciones peores que en 2018. El año pasado, el grupo de medios español alcanzó un acuerdo para vender su filial a Altice, operación que fue tumbada por las autoridades de competencia de Portugal. Altice iba a pagar 440 millones de euros.

Accionistas

La reducción de la deuda no es la única batalla en la que está inmersa Prisa. El mercado especula con una posible OPA por parte del primer accionista, el fondo buitre Amber Capital. Este fondo ha ido comprando más acciones en el mercado hasta alcanzar ya el 29,8%, a un paso de la OPA obligatoria -30%-.

Mientras, el jeque catarí Al Thani sigue de salida y en septiembre redujo su participación al 5,1% desde el 6,2% anterior.

Lo último en Economía

Últimas noticias