Presupuestos 2019

Primero por la crisis económica y después por la política: los Presupuestos siempre llegan tarde

Primero por la crisis económica y después por la política: los Presupuestos siempre llegan tarde
Aprobación de los Presupuestos en el Congreso de los Diputados

La no presentación de unos Presupuestos en tiempo y forma se ha convertido en una práctica habitual dentro de la democracia española primero por la crisis económica y más tarde por la inestabilidad política.

El Gobierno aprueba en el Consejo de Ministros de este viernes los Presupuestos Generales del Estado para 2019, con una rebaja de una décima de su previsión de crecimiento al 2,2%. Esta votación se produce 11 días más tarde de lo establecido en la Ley de Presupuestos, práctica que se ha convertido en un habitual en los últimos años de la democracia española.

Los PGE tienen que ser presentados ante el Congreso de los Diputados antes del día 31 de diciembre, y de no ser así se consideran prorrogados automáticamente los del año anterior.  Esta tendencia comenzó en el año 2012, coincidiendo con los peores años de la crisis económica, cuando el ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero no llevó a cabo los Presupuestos y convocó elecciones anticipadas.

Su sucesor en la presidencia, Mariano Rajoy, tuvo que elaborar unos Presupuestos que entraron en vigor una semana después de las elecciones andaluzas del 25 de marzo, con tres meses de retraso respecto a lo establecido en la Ley de Presupuestos. Esta situación se ha repetido años después como consecuencia de la inestabilidad política que ha vivido el Gobierno en los últimos años.

En 2017, el retraso tras las elecciones de 2015 y la repetición de estas en el mes de junio siguiente, llevó al Gobierno del Partido Popular a aprobar su plan de Presupuestos el 26 de junio de 2017, seis meses más tarde de lo recogido en la Ley. Lo mismo sucedió en 2018 cuando el ejecutivo de Mariano Rajoy retrasó su presentación por falta de apoyos parlamentarios. Estos, fueron finalmente presentados en primavera y durante su tramitación tuvo lugar una moción de censura que situó a Pedro Sánchez en la presidencia.

Al igual que en 2018, este año nuevamente los Presupuestos llegan tarde ya que Sánchez decidía no presentarlos dentro del plazo por no contar con los apoyos parlamentarios necesarios. Esta práctica, que se está convirtiendo en una tradición cada nuevo año, implica que las medidas recogidas dentro de los PGE no se implantan en el total del ejercicio económico al no llegar con la suficiente antelación.

Últimas noticias