El juicio del año

Orcel renuncia a la declaración del presidente de UBS para no retrasar más el juicio contra Santander

Banco Santander Andrea Orcel
Banco Santander Andrea Orcel

El banquero italiano Andrea Orcel ha renunciado a las declaraciones como testigos del presidente de UBS y del director de compensaciones del banco suizo para no retrasar todavía más el juicio contra Banco Santander por su fichaje fallido en 2018.

Este miércoles se celebrará en Madrid la vista oral por la demanda de Orcel contra Santander, entidad a la que reclamó 112 millones de euros por haber dado marcha atrás en su nombramiento como consejero delegado del banco en enero de 2019.

Inicialmente, estaba previsto que el juicio se celebrase el 10 de marzo, pero la cita se aplazó al 7 de abril debido a que el juez tuvo un contacto estrecho por coronavirus. Más adelante, volvió a aplazarse «por motivos de agenda de los letrados».

Orcel citó como testigos al exdirector de Recursos Humanos de Santander, Roberto di Bernardini; al director global de Compensaciones de UBS, Mark Shelton, y al mismísimo presidente de UBS, Axel Weber.

Fuentes jurídicas consultadas por Europa Press han informado de que Weber y Shelton no declararán, pues han presentado informes médicos para no desplazarse a Madrid por la pandemia y sus alegaciones han sido aceptadas.

Debido a que el juicio se ha aplazado ya en dos ocasiones y para evitar nuevos retrasos, el abogado de Orcel ha decidido renunciar a la testifical de ambos directivos de UBS.

Así, finalmente el miércoles, 19 de mayo, Ana Botín y Andrea Orcel se verán las caras ante el juez.

La presidenta de Santander se personará en el juicio como representante del banco, mientras que el secretario general y del consejo de la entidad, Jaime Pérez Renovales, acudirá en calidad de testigo del banco.

Orcel formalizó su ofensiva legal contra el Santander en julio de 2019 por cancelar su nombramiento como ‘número 2’ de la entidad. En su escrito, le reclamó el cumplimiento del contrato o una indemnización por daños y perjuicios de casi 112 millones de euros, incluyendo el sueldo que dejó de cobrar entonces en UBS y el que podría haber percibido en el banco español.

Se da la circunstancia de que los aplazamientos en el juicio han motivado que Orcel acuda ahora como nuevo consejero delegado de UniCredit.

De su lado, el Santander esgrime que el contrato nunca se formalizó, al no darse las condiciones a las que estaba supeditado, y que solo se trató de una carta con las condiciones de la oferta.

Lo último en Economía

Últimas noticias