No sólo es Ibercaja: los bancos imponen corralitos en ventanilla para reducir plantilla

corralito
Los griegos saben muy bien lo que implica un corralito: colas en cajeros y bancos cerrados. (Foto: EFE)

La banca anda inmersa en un plan de ahorro de costes que les ayude a lograr arañar mayores rentabilidades y, de este modo, poder sobrevivir en un escenario en el que cada vez irán quedando menos actores. La última medida, no oficial, pasa por intentar disminuir en un 30% las operaciones de ventanilla respecto a 2016. Para ello, una de las opciones que tienen, y que están llevando a cabo los bancos, pasa por evitar dar reintegros pequeños en ventanilla; para obligar al consumidor a utilizar el cajero automático y, de este modo, reducir la necesidad de contratación.

OKDIARIO ya avanzó la pasada semana que varias sucursales de Ibercaja tienen como obligación negar cualquier reintegro inferior a 350 euros en ventanilla, lo que, según fuentes conocedoras de la legislación vigente al respecto, es completamente ilegal. Y no sólo es ilegal, sino que, según distintos trabajadores de la entidad con los que ha hablado este periódico, está fuera de la propia normativa interna de la entidad.

El problema de esta prohibición, según los propios trabajadores, es que “en todas las oficinas existen clientes que, por su avanzada edad, por su situación socioeconómica o cultural, o por diferentes discapacidades, no pueden manejar el cajero automático”. Además, las mismas fuentes no terminan de entender la medida, que no es de carácter oficial, toda vez que aunque en teoría se ha tomado para agilizar todos los trámites, también se producen colas en los cajeros automáticos.

Las mismas fuentes insisten en la extraoficialidad de la medida, toda vez que “cuando a alguien de ‘muy arriba’ le interesa, se difunden instrucciones verbales que socavan la legalidad eludiendo todos los controles que se convierten en papel mojado. Ahí tenéis, sino, lo que sucede con las horas extraordinarias: en RR. HH.: tienen el cinismo de afirmar que se pagan todas las horas extraordinarias que les llegan, pero sucede que alguien se encarga de que la inmensa mayoría no lleguen a ese departamento. Y todos a mirar a otra parte”, explica en un comunicado CGT.

Lo último en Economía

Últimas noticias