Economía

El mundo se enfrenta a una montaña de deuda futura causada por la pandemia

Pocos países como el nuestro sufrirán en el primer mundo una subida del endeudamiento semejante. El motivo es que las cuentas públicas ya venían de por sí poco ajustadas y que hay una negativa total a reocrtar gastos del Estado, lo que lleva al país a ser castigado por la deuda futura cuando suban los tipos de interés.

BCE
Sede del Banco Central Europeo en Frankfurt. (Foto: GETTY)

La pandemia del covid-19 ha provocado además de cientos de miles de muertes, una enorme montaña de deuda pública global, a la cual los Estados tendrán que hacer frente en el medio plazo por la presión de liquidez y el alto gasto público que están usando para contener los efectos de la crisis.

De hecho, por vez primera en la historia del mundo, la deuda soberana global ha igualado el tamaño de la economía mundial, creando un nivel de incertidumbre «desconocido», según expertos.

«La crisis del coronavirus ha devastado la vida de las personas, sus trabajos y negocios. Los Gobiernos han tomado medidas enérgicas para amortiguar el golpe, por un total de 12 billones de euros en todo el mundo”, ha dicho  esta semana el Fondo Monetario Internacional, que dijo que estas medidas fiscales «han salvado vidas» y empresas, pero también han resultado muy «costosas».

Sobreendeudamiento

Pese a la contracción de la economía mundial, que caerá un 4,4% en 2020, la pandemia no ha generado un cambio de ciclo en cuanto a deuda, sino que ha exacerbado la fase de endeudamiento y la ha convertido en más densa, informa Efe.

Pero a este escenario se ha llegado después de una década en la que «la recaudación de impuestos a nivel global se ha estancado, se han reducido algunos tributos y las regiones con tasas más bajas de colecta impositiva se han mantenido estables o planas», según Jaime Atienza, responsable de políticas de deuda de Oxfam Internacional.

El alto nivel de endeudamiento se debe sobre todo al factor oferta, con un embolsamiento de liquidez muy grande

Esto se ha sumado al alto nivel de endeudamiento, que se debe principalmente al factor oferta, con un embolsamiento de liquidez «muy grande» en el sistema financiero global, y a las continuas emisiones de deudas en países emergentes y economías de ingresos bajos.

«Algunos países que ya estaban en tensión han tenido problemas inmediatos, como los más pobres; y otros, como los europeos o EE.UU., tienen márgenes para seguir endeudándose, pueden emitir moneda y mantener un escenario de tipos bajos», detalló Atienza.

«Hay muchas incógnitas: el nivel de incertidumbre actual no lo conocíamos», reflexionó.

Países pobres, aún peor

Por otro lado, los países más pobres del mundo enfrentan una situación común: la devaluación de su moneda provoca que el coste de sus bonos crezca, creando un escenario «muy complicado» en el medio plazo.

Un informe publicado este lunes por el Banco Mundial (BM) revela que la deuda entre los países más pobres aumentó un 9,5% hasta los 744.000 millones de dólares en 2019 con respecto al año anterior, lo que a juicio del presidente de la multilateral, David Malpass, evidencia la necesidad «urgente» de actuar, especialmente con la crisis provocada por la pandemia.

Para tratar de amortiguar esta situación, el Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó este lunes un alivio inmediato de la deuda para 25 países miembros con el objetivo de enfrentar el impacto económico de la pandemia en esas naciones.

Muchos países africanos han tenido que ser ayudados por el FMI ante el nivel alto de endeudamiento

La mayoría de los países beneficiados pertenecen a África: Benín, Burkina Faso, República Centroafricana, Chad, Comoras, República Democrática del Congo, Gambia, Guinea, Guinea-Bisáu, Liberia, Madagascar, Malaui, Mali, Mozambique, Níger, Ruanda, Santo Tomé y Príncipe, Sierra Leona y Togo.

Completan la lista Afganistán, Haití, Nepal, Islas Salomón, Tayikistán y Yemen.

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, explicó en un comunicado que este fondo aporta ayudas a los «miembros más pobres y vulnerables para cubrir sus obligaciones de deuda con el FMI durante una fase inicial durante los próximos seis meses».

A esta medida se añadió la decisión de los ministros de Finanzas del G-20, que optaron esta semana por prolongar la suspensión de la deuda a las naciones más pobres.

Para Atienza, es necesaria «la cancelación de los pagos de la deuda» ya que, sin ella, «solo se retrasará el tsunami de deuda que se apoderará de muchos de los países más pobres del mundo, dejándolos incapaces de afrontar la inversión en salud y seguridad social».

Lo último en Economía

Últimas noticias