Presupuestos generales del Estado

Malestar de la banca con el Gobierno por no tenerla en cuenta para repartir los fondos europeos

Pedro Sánchez
Ursula Von der Leyen con Pedro Sánchez en La Moncloa @EP

El Gobierno está organizando el reparto del maná de los fondos europeos por ministerios y comunidades autónomas, pero nadie sabe quiénes van a ser los destinatarios ni para qué. Y ahí la banca cree que puede tener un papel relevante, puesto que es quien mejor conoce el estado de los diferentes sectores y empresas. Pero el Ejecutivo no habla con ella ni parece tener ninguna intención de hacerlo, lo que ha generado malestar en el sector, según diversas fuentes.

Oficialmente, ni las entidades ni las asociaciones del sector (AEB y CECA) hacen ningún comentario. Pero el malestar es palpable, según las fuentes. «La banca es el mecanismo ideal para decidir el destino de los fondos porque es quien tiene el conocimiento granular de sus clientes y sabe quiénes son viables y quiénes no, qué sectores necesitan más o menos ayuda, qué tipo de ayudas son mejores en cada caso, etc.», asegura una de las fuentes.

Otra explica que «lo que hace falta es un plan global de recuperación de la economía, que contemple los fondos europeos, los ICO, el fondo de la SEPI para empresas estratégicas, subvenciones, rebajas fiscales… Pero no hay nada parecido ni parece que el Gobierno tenga intención de hacerlo».

Dentro de ese plan, es necesario lo que una de las fuentes denomina un «triaje» como se hace con los enfermos en los hospitales. «Los recursos son limitados incluso con los fondos europeos, así que hay que discriminar entre quienes son viables y quienes no, para desviar recursos y trabajadores desde los segundos hacia los primeros», señala. Y añade que, después, hay que ver cuál es la mejor ayuda para cada empresa o sector. Hay algunos que pueden aguantar con créditos blandos con carencia, otros requieren incentivos fiscales, otros solo pueden salvarse con inyecciones de capital público, etc.

Y en esa discriminación y búsqueda de la mejor solución para cada uno es donde el sector financiero cree que puede prestar una ayuda inestimable puesto que, como acreedor, es quien mejor conoce la situación en que se encuentra cada sector y cada empresa. Y así se lo hizo llegar hace meses al Ejecutivo a través de la AEB y la CECA.

El dinero incluido en los Presupuestos debe ir a proyectos concretos

Pero el tiempo pasa y ningún ministerio ha contactado con el sector para ponerse manos a la obra, lo que ha provocado el malestar del mismo. Algunas fuentes mantienen la esperanza de que, una vez aprobado el proyecto de Presupuestos, llegue esa respuesta; pero otros son más pesimistas y aseguran que «no tiene pinta» de que vaya a hacerlo. Creen que la repulsa hacia la banca -y hacia las empresas en general- del partido de Pablo Iglesias pesará más que la necesidad de «arrimar el hombro» para superar la crisis económica.

Precisamente, los Presupuestos Generales del Estado son un motivo adicional de preocupación para el sector, puesto que contemplan unos 27.000 millones como adelanto de los fondos europeos pero no tienen en cuenta que este dinero es finalista, es decir, Bruselas lo entregará para que se financien proyectos concretos, según las condiciones establecidas en la creación del fondo. «En principio, el Gobierno no puede utilizar esos fondos para gasto corriente, que es lo que parece que quiere hacer», señala una de las fuentes.

Y precisamente, la canalización de fondos a proyectos es el negocio principal de la banca. De ahí que considere que, para que Bruselas conceda realmente el dinero a España, el Ejecutivo debería contar con las entidades para poder distribuirlo. «Si la UE le dice a Sánchez que le presente los proyectos para darle el dinero, esperemos que por fin hable con nosotros», es la esperanza del sector.

Lo último en Economía

Últimas noticias