Factura de la luz

Luz y gasolinas marcan máximos en junio mientras Sánchez planea más impuestos

Ver vídeo

En las últimas semanas el precio de la luz y de la gasolina ha subido registrando máximos anuales. Esta situación no sólo coincide con la entrada en vigor del nuevo modelo de factura de la luz sino que también se ha solapado con la reciente polémica que generó la intención del presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, de imponer nuevos impuestos, como el de las carreteras, el impuesto al diésel o la tasa a los envases de plástico no reutilizables. Todos afectarán a los bolsillos de los más débiles.

El recibo de la luz de un usuario medio se ha disparado un 45,4% en la primera quincena de junio, frente al mismo periodo del año pasado. Según estimaciones de la asociación sobre la evolución de la tarifa regulada (PVPC), si se extrapolan a un mes completo los precios aplicados del 1 al 15 de junio, el recibo del usuario medio sufriría una subida interanual de 27,53 euros y se situaría en 88,11 euros (impuestos incluidos). De esta manera, junio apunta a la segunda factura más cara de toda la historia, teniendo por delante sólo los 88,66 euros del primer trimestre de 2012.

Por otro lado, el precio de los carburantes ha tocado nuevos máximos anuales, tras repuntar hasta un 0,74% esta semana, y es ya hasta un 23% más caro que hace un año. En concreto, el precio medio del litro de gasolina ha registrado su segunda alza consecutiva, tras el ligero respiro que dio hace dos semanas, y se ha encarecido un 0,51%, para alcanzar los 1,358 euros, su nivel más alto desde mayo de 2019, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea. En lo que va de año, el precio medio del litro de gasolina acumula ya un encarecimiento del 13,2%, mientras que el del gasóleo remonta más de un 12,5%. A esto contribuye el precio del barril de petróleo, que marca a esta hora 73,7 euros, máximos del año.

Otros impuestazos

Entre los impuestos que desde el Ejecutivo han propuesto subir en los últimos meses el que se ha encontrado con un mayor rechazo por parte de la sociedad ha sido el impuesto por el uso de todas las carreteras estatales. Desde el Ministerio de Hacienda recalcaron que no se trata de un impuesto, sino de un «pago por uso»cuyo objetivo sería el de conservar dicha red y reducir las emisiones contaminantes para el medio ambiente.

Además, el Ministerio de Hacienda también se encuentra actualmente elaborando un estudio para llevar a cabo una reforma fiscal. En este sentido, los principales impuestos que se verían incrementados serían el de Sociedades, Patrimonio y Sucesiones y Donaciones. Y es que no pilla a nadie por sorpresa que uno de los principales objetivos de este Gobierno siempre ha sido el de subir los impuestos a la clase alta y a las empresas más grandes.

A mayores, el Ejecutivo liderado por Sánchez planea revisar «las bonificaciones de los hidrocarburos utilizados como carburante para la equiparación progresiva de los tipos impositivos en atención a su poder contaminant». A pesar de que el Gobierno no es muy explícito en este punto, sí especifica que los tipos del Impuesto sobre Hidrocarburos son mayores para la gasolina que para el gasóleo, porque se creía que el diésel contaminaba menos y ahora se ha demostrado que no es así.

Por último, escudándose en que la Unión Europea (UE) ha instado a sus Estados miembros a adoptar medidas para la reducción del consumo de algunos artículos de un solo uso, el Ejecutivo tiene previsto aprobar en el tercer trimestre de este 2021 un impuesto de 0,45 euros el kilo de plástico de ese tipo de envases no reutilizables. Este impuesto afectará principalmente a las empresas fabricantes de importación y de adquisición de envases de plástico no reutilizables.

Lo último en Economía

Últimas noticias