Caso Bankia

El interventor de Bankia dice que las cuentas se reformularon en 2011 por el ‘crash’ inmobiliario

bankia
Bankia

El interventor general de Bankia Sergio Durá ha asegurado que la reformulación de las cuentas correspondientes al ejercicio 2011 de la entidad giró fundamentalmente en torno a la evolución del sector inmobiliario en España.

Así lo ha defendido Durá, quien todavía mantiene el mismo cargo en el banco, durante el interrogatorio al que se ha sometido por parte de la fiscal Anticorrupción Carmen Launa en el juicio que investiga la salida a Bolsa de Bankia en julio de 2011 y que se celebra en San Fernando de Henares (Madrid).

"En aquel momento se hablaba de la ruptura de la Unión Europea, que España iba a salir del euro, nadie quería invertir en el país, y cuando nadie invierte, los precios caen. El motivo que lleva a la reclasificación de los activos de ‘normal’ a ‘substándar’ fue su colateral inmobiliario, ya que debido al ‘crash brutal’ experimentado tenían algo más de debilidad, no es que estuviesen refinanciadas, como se ha dicho", ha relatado.

Cuando llegó el nuevo equipo directivo al banco, liderado por José Ignacio Goirigolzarri, José Sevilla, que en aquel momento era el director general de presidencia y actualmente es el consejero delegado de Bankia, asumió todas las responsabilidades referentes a la contabilidad, la dirección financiera y los riesgos.

Durá ha explicado que Sevilla le dijo que se debía hacer un diagnóstico de la situación. "Más tarde me comentó que estaba recibiendo toda la información de las direcciones, sobre todo de la de riesgo, y que iban a ser necesarias provisiones adicionales", ha indicado.

El interventor general de Bankia ha dicho que pretendían así "analizar el origen de todo" y llegaron a la conclusión de que existían "indicios conocidos" que afectaban a hechos anteriores a 31 de diciembre de 2011, por lo que lo "oportuno" era proceder a la reformulación de las cuentas.

Cuentas sin formular

Por otro lado, Durá ha remarcado que la remisión de las cuentas de la entidad correspondientes al ejercicio 2011 sin el informe de auditoría de Deloitte a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) consiguió dar transparencia al mercado sobre cuál era la situación del banco.

Estas cuentas, además, se formulan por unanimidad, ha precisado, sin ningún tipo de objeciones, a pesar de que el consejo estaba en "todo su derecho" de haberlas cambiado o incluso pedir una explicación al auditor externo, Francisco Celma.

El acusado ha explicado, ante la sección cuarta de la sala de lo penal, que existía un mandato legal para que remitir las cuentas el 30 de abril de 2012. "Yo remito las cuentas a la dirección de cumplimiento normativo, pero el sistema rechaza el envío por no haber informe del auditor, si bien alguien de la CNMV dijo que entonces se hiciera mediante hecho relevante. Así se hizo", ha relatado.

El interventor general de la entidad ha subrayado el hecho de que ha presentado "muchas cuentas" al consejo y que lo habitual es que haya información pendiente. No obstante, ha reconocido que no es normal que falten tantos documentos a solo un día de tener que remitir las cuentas al mercado, pero se ha defendido aludiendo a que la coyuntura "no era la habitual".

"No había un precedente en España en el que se debían integrar siete sociedades a la vez. De hecho, acabamos de vivir un proceso complejo en Bankia con la fusión de Banco Mare Nostrum (BMN) y es un proceso muy complejo. En aquel momento fue incluso más complicado", ha aseverado.

Lo último en Economía