La industria turística española pone el foco en el turismo religioso para captar más gasto

turismo religioso
iStock-885566556

La industria turística española pone el foco en el turismo religioso para captar más gasto de los visitantes tras la ralentización del sector el pasado 2018.

La ralentización del turismo español en 2018 activó las alarmas de la industria. Pese a que el año terminó con buen sabor de boca, tras batir un nuevo récord de llegada de turistas -82,7 millones en total durante el año pasado-, las empresas del sector buscan alternativas para aprovechar el último tirón. Desde la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV) aseguran que las empresas han puesto el foco en el turismo religioso, que tiene un fuerte impacto en la economía española por el elevado gasto de los visitantes.

"Si bien es cierto que no son tan numerosos, son muy importantes en cuanto al gasto turístico. Este tipo de visitante hace un importante desembolso y las agencias especializadas en este tipo de turismo están ampliando su oferta", explica Rafael Gallego, presidente de CEAV.

Según los últimos datos de la consultora KPMG para la Conferencia Episcopal Española (CEE), los bienes inmuebles de la Iglesia de interés turístico cultural que hay en España y las celebraciones y fiestas religiosas generan un impacto de 30.000 millones de euros anual en el PIB nacional y casi 360.000 empleos.

Desde Tierra Santa al Líbano

Pese al boom del turismo religioso, la agencia de viajes Halcón Peregrinaciones, división enfocada al turismo religioso de Viajes Halcón del Grupo Globalia, fue pionera en España. Su directora, Noelia Ávila, explica a OKDIARIO que la competencia ha aumentado considerablemente porque "está de moda. Cuando empecé el proyecto hace quince años, no había nada. Nuestro sector está débil por el avance de Internet y por ello, las agencias siguen la tendencia de la especialización y muchos se han apuntado al turismo religioso".

La fe llevó en 2017 a más de 5.000 peregrinos a desplazarse a lugares como Tierra Santa, Italia y Polonia. Un año más tarde, Halcón Peregrinaciones, cerró 2018 doblando la cifra alcanzando los 10.000 peregrinos. Este año, dice, esperan incrementarla hasta en un 40%.

Sin embargo, Ávila hace hincapié en las diferencias entre la peregrinación y el turismo religioso. "El turismo religioso te permite viajar a China con un sacerdote y tener una misa todos los días, mientras haces el viaje cultural que podría hacer cualquier persona. Todos los viajes que nosotros ofrecemos tienen asistencia espiritual para celebrar la misa donde sea: si hay iglesia, en la iglesia; y si no hay, se hace en la sala de un hotel". 

Semana Santa y Navidad

Este tipo de turismo tiene épocas que registran fuertes incrementos, como Semana Santa, Navidad y los meses de septiembre y octubre. Sin embargo, indica la directora de la agencia, "un día del mes de febrero llegaron 150 autobuses a Belén".

La frecuencia de repetición es superior al 90%. "En el caso concreto de Tierra Santa, el porcentaje de repetidores es impresionante. Hay personas que en cinco años pueden viajar tres veces o todos los años. La gente se queda fascinada, es un viaje que te transforma y hay un antes y un después seas o no creyente".

Ahora, en Halcón Viajes han puesto el foco para llevar este tipo de turismo a Latinoamérica y acercarlo a España. "La gente que vamos a traer de Latinoamérica viaja a Madrid gracias a las conexiones de Air Europa, la aerolínea de Globalia, y son doce horas de vuelo. No sólo quiere una semana en Tierra Santa, piden más cosas. Estamos ofreciendo nuestro país para hacer itinerarios y visitar santuarios cercanos como Lourdes en Francia, Fátima en Portugal y en España Monsterrat, Zaragoza, santuarios marianos y el Camino De Santiago".

Lo último en Economía