SEPE

Hacienda frena una paga extra a los empleados del SEPE pese a la avalancha de los ERTE

Estado de alarma
Captura de la señal institucional del Palacio de la Moncloa de rueda de prensa ofrecida por la ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero. Foto: EFE

El ‘infierno laboral’ al que ha sometido la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de Podemos, a los seis mil trabajadores del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) que han gestionado la avalancha de los ERTE y otras nuevas prestaciones aprobadas por el Gobierno por el coronavirus no tendrá premio de momento. Según explican fuentes internas de este organismo, Hacienda ha frenado el pago de cualquier compensación económica a los empleados para no elevar el gasto público.

Los empleados del SEPE, a través de sus representantes sindicales, han solicitado en reiteradas ocasiones a Trabajo el pago de una compensación económica por las horas extra trabajadas durante los peores meses de gestión de los ERTE, cuando la carga de trabajo de la plantilla del organismo aumentó de golpe en un 531%. «Se aprobaron hasta seis medidas diferentes, no sólo los ERTE. La carga de trabajo para los 6.000 empleados que han estado dedicados a esto se multiplicó un 531% en unos días. Los expedientes que había que registrar afectaban a unos seis millones de personas, para 6.000 empleados», explican fuentes sindicales.

El desorbitado incremento de trabajo obligó a los seis mil empleados del SEPE dedicados a esto a trabajar jornadas de doce horas diarias, incluidos los fines de semana, en algunos casos con personas a su cargo o enfermas también por el coronavirus. «Los trabajadores del SEPE estamos trabajando sábados y festivos de ocho de la mañana a ocho de la tarde; nosotros también tenemos hijos y personas mayores a las que cuidar y, a pesar de eso, estamos trabajando desde casa; tenemos familiares que están afectados por ERTE; tenemos familiares enfermos o fallecidos por coronavirus o por otras circunstancias, y que incluso alguno de nosotros ha caído enfermo», asegura un empleado en una carta enviada a la ministra.

La gota que colmó el vaso fue la decisión del ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, de garantizar una compensación económica a los trabajadores del Instituto Nacional de Salud (INSS) que gestionaran el pago del Ingreso Mínimo Vital (IMV). A partir de ahí, los sindicatos empezaron a pedir una compensación económica para ellos también.

«Primero nos daban largas desde el SEPE y nos decían que lo habían pedido a Trabajo y que lo estaban estudiando. Ahora ya el motivo es que Hacienda ha descartado abrir una partida para pagar estas horas extra y compensar la carga brutal de trabajo que hemos tenido», explican fuentes del CSIF, primera central sindical del organismo.

Malestar en la plantilla

El malestar en la plantilla es evidente. Se ha creado un grupo de trabajadores críticos con la ministra Díaz, bajo el nombre de ‘Movimiento SEPE’, que aglutina ya a casi un millar de empleados. Este grupo de trabajadores amenazó con hacer una huelga si Trabajo no pagaba las horas extra y garantizaba la seguridad de los empleados ante las críticas de los afectados por los ERTE que no han cobrado todavía la prestación por el atasco en el organismo.

De momento, esa amenaza se ha diluido por las dificultades organizativas que implica no pertenecer a un sindicato. CSIF se ha desmarcado totalmente de esa amenaza de huelga. A cambio, el grupo envió una carta a la ministra exigiendo la dimisión de la cúpula del SEPE.

Mientras, las duras críticas que han recibido los empleados de afectados de los ERTE que no han cobrado todavía serán juzgadas por los tribunales. La demanda interpuesta el 12 de junio en los juzgados de la Plaza Castilla de Madrid por el CSIF contra esas provocaciones en las redes sociales, que amenazaban la integridad física de los empleados, ha sido admitida a trámite.

Lo último en Economía

Últimas noticias