Los expertos recomiendan comprar acciones de ACS tras sus últimas caídas

ACS
Fachada de la sede corporativa de ACS.

El mercado está convencido: es el momento perfecto para comprar acciones de ACS que, tras desplomarse cerca de un 7% en las últimas sesiones, se ha quedado por debajo de los 29 euros por título, con lo que, según el precio objetivo que le otorga Bloomberg, tendría un potencial alcista próximo al 18%, hasta alcanzar, incluso, los 35 euros por acción.

Javier Urones, de XTB, explica que “OHL, ACS y Ferrovial han aprovechado la crisis del ladrillo en España para aumentar su presencia en territorio estadounidense”. Y, teniendo en cuenta los grandes proyectos de construcción que planea Trump, se podrían ver de algún modo beneficiadas.

Uno de los principales proyectos del magnate es también el más polémico: la construcción del muro fronterizo con México. Las primeras estimaciones para el proyecto lo cifran en unos 25.000 millones de dólares. Pero este no es el único proyecto de construcción que el magnate tiene entre manos, por lo que son muchas las compañías constructoras que se frotan las manos ante la presidencia del republicano, al que la obra pública le gusta, y mucho. Y ACS es una de las compañías mejor valoradas al otro lado del Atlántico.

“ACS estos últimos años ha acometido una importante reestructuración. Actualmente es la segunda mayor constructora Europea, solo detrás de Vinci”, señala el analista Daniel Galindo, que explica que “mientras la francesa durante el periodo de mayor crisis en la construcción 2010-2015 sólo aumentó su internacionalizó un 5%, ACS la aumentó un 51%”. Además, “cuenta con un posicionamiento clave en Norteamérica, de donde actualmente proviene el 46% de las ventas del Grupo. Esta posición estratégica es muy favorable para aprovechar el ambicioso Plan de infraestructuras de Donald Trump que puede llegar a los 500.000 millones de Dólares”, explica Galindo.

Además, en apenas una semana ACS se ha adjudicado una autopista en Canadá por 255 millones de euros y un proyecto en Amsterdam por 990 millones. Clara señal del buen momento que atraviesa la constructora pese a la debacle bursátil. “También hay que destacar las desinversiones realizadas, como la reciente venta de Urbaser a un grupo inversor chino, que ha permitido ingresar un mínimo de 1.164 millones de euros y reducir la deuda neta por debajo de los 1.600 millones de euros. Quedándose con unos ratios de deuda muy por debajo de la media del sector”, señala Galindo.

“Por potencial de crecimiento y solidez financiera es uno de mis valores favoritos para este ejercicio. El sector de la construcción tiene mucho potencial y la pequeña corrección de ACS de este mes de Enero puede dar una buena oportunidad para reincorporarse al valor”, concluye el experto.

De hecho, no es una casualidad lo que dice Galindo, toda vez que, según el consenso de analistas de Bloomberg, no hay ni un solo experto que apueste por vender títulos de la firma, frente a las tres casas de análisis que abogan por aguantar las acciones, o las trece recomendaciones de compra que hay.

Lo último en Economía

Últimas noticias