Crisis laboral

España tiene 21 millones de personas inactivas o paradas y apenas 13,9 millones trabajando

El mercado laboral se encuentra en una fuerte crisis a pesar de que los datos oficiales ‘maquillan’ o disimulan por el momento el drama del empleo en España como consecuencia de la crisis del coronavirus.

Según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), excluyendo los afectados por ERTE y a las personas que no pudieron buscar empleo activamente en el segundo trimestre, el desempleo sólo aumentó en 55.000 personas. Sin embargo, hay otras cifras que revelan el problema gigantesco que afronta el empleo en España, como comparar la inactividad y el paro con la población que estuvo realmente trabajando entre abril y junio.

España tenía en el segundo trimestre de 2020 20,9 millones de personas inactivas o paradas y apenas 13,9 millones trabajando realmente, según los propios datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Es decir, que entre abril y junio había siete millones menos de personas produciendo para la economía nacional en edad de trabajar que las que realmente estaban ocupadas.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha puesto en marcha durante el estado de alarma un extenso catálogos de ayudas y subvenciones públicas, como los ERTE, las prestaciones por cese de actividad, extendiendo las facilidades de las bajas para los sospechosos de coronavirus y relajando los controles del requisito de búsqueda de empleo para recibir los subsidios.

Los datos del INE de este martes son muy reveladores: revelan que aunque el número de ocupados es de 18,6 millones, en realidad ocupados efectivamente trabajando había 13,9 millones, excluyendo la suspensión o reducción de jornada de los trabajadores afectados por ERTE y otras ausencias de trabajo como el paro parcial por razones técnicas o económicas, enfermedad, accidente o incapacidad temporal.

En cambio, se ha disparado el número de inactivos, en más de un millón de personas, porque muchos parados no computan en las cifras oficiales como desempleados por el mero hecho de que no hubo una búsqueda, a tenor del INE, de un puesto de trabajo. En resumen, hay 17,4 millones de inactivos entre abril y junio y 3,3 millones de parados. Es decir, casi 21 millones de personas en edad de trabajar que no lo están haciendo por diversas circunstancias.

Concretamente la población inactiva es aquella que la componen los ciudadanos, de 16 años o más, que cumplen las condiciones para trabajar y que, sin embargo, no se incorporan al mercado laboral. Es decir, que no son ni ocupados ni parados.

Un futuro sombrío para el empleo

Esta grave crisis laboral que afronta España tiene un alto  coste para las arcas públicas y no parece que vaya a solventarse a corto plazo. Por ejemplo, la principal organización de autónomos del país, ATA, ha advertido que esperan un otoño y un invierno «muy duros».

A esto se suma que las empresas españolas, mediante un comunicado enviado por CEOE, advierten que los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) «no reflejan todavía la gravedad actual del mercado laboral puesto que, como apunta el INE, no todas las personas que han perdido su empleo han pasado a clasificarse como parados, sino que una parte considerable ha pasado a la inactividad». Es decir, que se avecina un futuro sombrío para el empleo en España.

Lo último en Economía

Últimas noticias