Empresas

Guindos busca comprador para Liberbank para evitar otro “caso Popular”

Morosidad
Luis María Linde y Luis de Guindos en una fotografía de archivo (Foto: EFE)
Comentar

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, está sondeando el mercado para encontrar un comprador para Liberbank. El objetivo del Gobierno es evitar que se produzca un caso similar al del Banco Popular por un ataque especulativo, lo que perjudicaría la imagen de la economía española y sembraría dudas sobre la salud y estabilidad del sistema financiero nacional.

El problema es que, por el momento, a ninguno de los grandes bancos del Ibex 35 ha mostrado interés ante la posibilidad de integrar los activos de la entidad que preside Pedro Rivero, especialmente por el futuro incierto que le espera una vez que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) levante la prohibición de operar a corto sobre los títulos de Liberbank.

Fuentes de los principales bancos españoles han confirmado a OKDIARIO que el sondeo en búsqueda de posibles compradores está en marcha y que el Gobierno no descarta que incluso pueda realizar alguna oferta una entidad financiera extranjera que desee entrar en el mercado español. “Ahora ningún gran banco español está interesado pero, como sucede en este tipo de operaciones, todo dependerá del precio“, señalan.

El momento actual es delicado para Liberbank, especialmente después de que el mercado haya penalizado el anuncio de la ampliación de capital de 500 millones de euros que prevé realizar la entidad y que supone más de la mitad de su capitalización en Bolsa.

Las acciones han perdido el soporte de los 80 céntimos por título en la sesión de este lunes tras las caídas del 20% de la pasada semana ocasionadas, además de por el citado anuncio, por el retraso del proceso de retirada de estímulos por parte del Banco Central Europeo (BCE). Y es que Liberbank será una de las entidades financieras más beneficiadas cuando Mario Draghi retome la ortodoxia monetaria y suba los tipos de interés.

Tras la ampliación (que se hará con un descuento de entre el 30% y el 40% según los analistas) la capitalización de Liberbank en Bolsa será de unos 1.200 millones de euros.

La buena noticia para la entidad es que la banca de inversión considera que el descenso de las acciones es normal en este tipo de operaciones y que la ampliación de capital (que se aprobará el próximo 9 de octubre) servirá para ampliar la solvencia del banco y situarla en unos niveles que le permitan sobrevivir en solitario a medio y largo plazo.

No obstante, el objetivo prioritario de esta ampliación no es elevar el capital, sino reducir sus activos improductivos (NPAs, por sus siglas en inglés) mediante un programa que contempla sacar del balance activos inmobiliarios y dudosos por importe de 800 millones de euros antes de final de año. Un objetivo que los analistas de Citi ven “ambicioso, pero alcanzable”.

De hecho, tal como revelan los datos de cierre del segundo semestre, la solvencia de Liberbank le permite afrontar el futuro con cierta tranquilidad, ya que las cuentas arrojan un ratio de capital CET1 fully loaded (el de máxima calidad) del 11,3%, por encima de los requerimientos de las autoridades europeas. Tras la ampliación de capital esta tasa se elevará al 11,6% si se cumplen las estimaciones realizadas por el banco, según han confirmado fuentes de la entidad a este diario.

Uno de los problemas adicionales que tiene Liberbank es que deberá afrontar (junto al resto de entidades) la nueva normativa internacional de provisiones que entra en vigor en enero de 2018: la denominada IFRS9. No obstante, según los datos facilitados por la entidad financiera, el impacto de esta regulación será inferior a 30 puntos básicos sobre el capital, por lo que no es una cuestión que quite el sueño al consejo de administración del banco.

Sin embargo, hay que recordar que las entidades financieras no son empresas normales y basan su estabilidad tanto en la calidad de su balance como en la confianza de los inversores y depositantes, por lo que un aumento de las posiciones cortas (aquellas que ganan cuando la acción cae) podría precipitar la necesidad de una operación de rescate. Para evitar que el Estado tenga que intervenir, como en el caso del Popular, el Ministerio de Economía quiere que sea un gran banco el que se fusione con Liberbank si no es capaz de sobrevivir en solitario.

Últimas noticias