Cataluña

Los depósitos y el crédito se desploman un 11% en Cataluña un año y medio después del 1-O

El referéndum del 1-O ahuyentó 44.000 millones de euros del negocio bancario catalán. Los depósitos han perdido 20.000 millones, mientras que la concesión de créditos ha hecho lo propio en 24.000 millones.

Los depósitos y el crédito se desploman un 11% en Cataluña un año y medio después del 1-O
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el presidente del Parlament, Roger Torrent, acuden al Tribunal Supremo con una pancarta antes del inicio del juicio del procés contra los políticos independentistas catalanes

Los depósitos bancarios han perdido 20.000 millones de euros en Cataluña desde que se celebró el referéndum ilegal del 1-O, momento en el que las entidades guardaban más de 184.000 millones de euros de depositantes catalanes. Hoy, los depósitos suman 164.000 millones, 20.000 millones menos que hace año y medio.

Por su parte, el crédito también se ha resentido con creces en la región y, curiosamente, lo ha hecho en la misma proporción que los depósitos: un 11%. En el caso de los préstamos, las entidades catalanas han tienen cedidos hoy 208.000 millones de euros, frente a los 232.000 millones que tenían justo antes del 1-0. 24.000 millones de euros menos que, sumados a la pérdida en los depósitos, hacen un total de 42.000 millones de euros menos en el negocio bancario catalán. 

Aumento insuficiente de los depósitos

La cantidad de dinero que los españoles guardábamos en depósitos al cerrar el año 2018 supuso un 2,3% más que al terminar 2017, y marcó un récord histórico de la serie que recoge el Banco de España. Prácticamente todas las Comunidades Autónomas vieron crecer el dinero depositado en las entidades financieras en el último año. Cataluña, sin ir más lejos, logró aumentar esta cifra desde los 153.000 millones de euros a los 164.000 millones actuales. Es decir, que recuperó 11.449 millones de euros en 12 meses, lo que supuso un crecimiento del 7,47%.

Sin embargo, lo cierto es que esta recuperación no es suficiente para alcanzar los 184.000 millones que los catalanes tenían depositados antes del referéndum ilegal que se celebró el 1 de octubre de 2017, hace hoy justo un año y medio.

En 2017 se fueron de Cataluña casi 30.000 millones de euros, lo que supuso un desplome del 16%. Pero lo cierto es que gran parte de esa salida de capital se produjo en el último trimestre de 2017, justo después de producirse el referéndum ilegal.

Gran parte de ‘culpa’ de esta huída la tienen los bancos que tenían su sede social en Cataluña que, preocupados por la seguridad jurídica y el nerviosismo de muchos clientes, decidieron sacar de allí su sede social. CaixaBank, por ejemplo, la situó en Valencia y el Banco Sabadell hizo lo propio en Alicante.

Además del incremento de los depósitos en Cataluña, también Canarias logró un crecimiento del 7,51%, hasta los 31.178 millones de euros; Galicia subió un 5,2%, hasta los 64.272 millones y Cantabria hizo lo propio un 4,4%, hasta los 13.469 millones.

Lo último en Economía

Últimas noticias