Fuentes cercanas al banco reducen el posible coste a 150 millones

Brasil reabre una reclamación contra Santander de 1.140 millones

Santander
Fachada de una sucursal de Banco Santander.

Alexandre de Souza, uno de los 'ministros' del Tribunal Superior de Trabajo de Brasil, la instancia más elevada para temas de derecho laboral del país, ha anunciado que reabre el caso y mantiene la ejecución de la sentencia, contraria al Santander, que había quedado en suspenso en abril.

Ex empleados de Banespa reclaman al banco español el pago de un bonus desde 1996, que cifran en 1.143 millones de euros. Fuentes cercanas a la entidad española rebajan el coste a 150 millones.

Alexandre de Souza, uno de los ‘ministros’ del Tribunal Superior de Trabajo de Brasil (TST), la instancia más elevada para temas de derecho laboral del país, ha anunciado este lunes que "ha reabierto" el caso de la denuncia de los ex empleados de Banespa contra Banco Santander por el pago de un bonus desde 1996, que ellos cifran en un total de 1.143 millones de euros. Fuentes cercanas al banco español rebajan el coste a unos 150 millones.

La reclamación judicial contra el banco español fue interpuesta en 1998 por la Asociación de Jubilados de Banespa (Afabesp). Afecta a unos 8.000 ex empleados de este banco, adquirido por Santander en 2001, que decidió eliminar la cláusula que obligaba al pago de este bonus a los empleados en caso de que el banco registrara beneficios. Este plus no se abonó entre 1994 y 1995 por falta de beneficios y a partir de 1996 y hasta 2000 se repartió parcialmente.

La justicia brasileña ha ido dando la razón a lo largo de este conflicto a la Asociación de Jubilados de Banespa, primero el Tribunal Superior de Trabajo y luego el Supremo. La última ha sido en abril, cuando el Supremo del país rechazó el recurso del banco español y condenó al pago de las indemnizaciones.

En ese momento, en abril, Santander comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que iba a "presentar una acción rescisoria y un recurso de apelación final para revertir la decisión y suspender la ejecución procesal". Por primera vez, el banco español admitió en ese comunicado que el riesgo de pérdida por este proceso era "posible", aunque no ha provisionado nada en sus cuentas a diciembre de 2018 al entender que podría alterar el proceso judicial abierto. Fuentes cercanas a la entidad lo cifran en "unos 150 millones".

Reabierto

La acción rescisoria que anunció el banco en abril tuvo su efecto y, según publica la prensa local, el Tribunal Superior de Trabajo decidió suspender la ejecución de la sentencia del Supremo al entender que Santander podría tener éxito en su recurso. Santander basaba su defensa en que, según un escrito del Supremo de 2014, las asociaciones no podían presentar demandas colectivas sin el visto bueno de todos sus socios.

Ahora, todo cambia. Según las palabras del ‘ministro’ -así se llama a cada uno de los miembros del Tribunal Superior de Trabajo de Brasil-, y tras revisar la petición de Afabesp, Alexandre de Souza ha anunciado la reapertura del caso y mantener la ejecución de la sentencia, al menos para determinar la deuda que debe pagar el banco español. Mientras, sigue pendiente la decisión del TST sobre la rescisoria presentada por Santander que, según los demandantes, no debería demorarse ya mucho más. El banco español mantiene que esta asociación no está legitimada para hacer esta reclamación.

Lo último en Economía