Banca

El BCE pide a Unicaja dos consejeros independientes más pero no le impone un recargo de capital

estancamiento economía
Sede del BCE en Fráncfort.

El Banco Central Europeo ha pedido a Unicaja Banco que vuelva a la situación anterior a las recientes salidas de tres independientes de su consejo, es decir, que nombre dos nuevos consejeros independientes antes del 31 de julio. Pero el supervisor no le ha impuesto ningún requisito adicional de capital tras comprobar la buena marcha de la entidad más allá de sus problemas de gobierno corporativo.

Fuentes conocedoras de la situación explican que el supervisor se ha reunido con la cúpula de la entidad malagueñas tras las recientes salidas de Manuel Conthe, Ana BoladoManuel González Cid. Y lo que han requerido es que la entidad nombre dos independientes, uno en sustitución de González Cid (cuya plaza sigue vacante) y otro más.

La salida de Ana Bolado se cubrió con el nombramiento también como independiente de Carolina Martínez-Caro, exjefa de Julius Baer en España. En cambio, la de Conthe (expresidente de la CNMV y padre de la actual presidenta del FROB) dio paso a la designación de un consejero dominical en representación de la firma de ropa Mayoral.

Es decir, se trata de volver a la situación anterior a esta tormenta. Pero el BCE no va a ir más lejos, es decir, no va a exigir medidas adicionales -nada de exigir nuevos colchones de capital- a las relacionadas estrictamente co el buen gobierno. Esto contrasta con el ruido mediático, sobre todo desde
medios locales de Málaga, y el ruido político en relación a Unicaja. Fuentes internas del banco se muestran sorprendidas de todo este ruido, que contrasta con la buena marcha del negocio.

El BCE no está preocupado por la marcha de Unicaja

La razón de la actitud del supervisor europeo es que no está preocupado por la situación económica de la entidad, siempre según las fuentes. Así, a nivel comercial, el crédito está creciendo con fuerza (sobre todo hipotecario) y es una de las entidades más beneficiadas por las próximas subidas de tipos. También mantiene un control de gastos férreo, donde se necesita la aprobación central de gastos superiores a una determinada cantidad.

Respecto a la fusión con Liberbank, hay una reunión diaria del equipo directivo sobre la integración tecnológica. Pero, sobre todo, hay una gran implicación de los directivos procedentes de las dos entidades por hacer funcionar la operación, más allá de los enfrentamientos políticos.

La venta de activos tóxicos también marcha muy por encima del presupuesto, sin olvidar que ha puesto en marcha un ERE similar al del resto de grandes bancos españoles. Al BCE le ha gustado especialmente su capacidad para emitir deuda en la situación actual del mercado: emitió 500 millones de bonos AT1 (los de mayor calidad, que computan como capital) en noviembre de 2021;  en diciembre colocó otros 660 millones de deuda ‘senior preferred’, parecida a las antiguas preferentes. Y ya en enero colocó otros 500 millones de bonos AT2 (de menor calidad que los AT1 pero que también necesitan emitir las entidades).

Como ha venido informando OKDIARIO, las dimisiones de tres consejeros de Unicaja Banco en un plazo de tres semanas obedecen a motivos distintos. El último en hacerlo, Manuel González Cid, renunció oficialmente «por estar disconforme con el desarrollo de la gobernanza del banco», aunque en realidad se debe a su conflicto de interés con Haya Real Estate (es el hombre fuerte en España de Cerberus, dueño de Haya), empresa inmobiliaria a la que Unicaja ha cancelado su contrato y a la que llevará a los tribunales. Conthe se fue para dejar libre un asiento para Mayoral cuando debía presentarse para renovar su mandato y Bolado prefirió no presentarse tampoco a la reelección ante el riesgo de ser sustituida.

El origen de la guerra de poder

Estas dimisiones llegan en un contexto de guerra de poder tras la fusión. Para evitar la ruptura de la operación a finales de 2020, Unicaja y Liberbank acordaron que en 2023 el presidente, Manual Azuaga (procedente de Unicaja), abandonará sus funciones ejecutivas y que Manuel Menéndez (consejero delegado procedente de Liberbank) pondrá su cargo a disposición del consejo. Azuaga pretendía que Menéndez tuviera que dimitir y Menéndez aspiraba a hacerse con todo el poder el próximo año, por lo que la vía intermedia satisfizo a todos.

Pero ahora en Málaga varios políticos y directivos de la antigua Unicaja consideran que Braulio Medel (presidente de la Fundación Unicaja, primer accionista del banco) va a ‘traicionar’ a su entidad y va a mantener a Menéndez en el poder, con lo que «el pez chico se comerá al grande». Lo va a hacer mediante los consejeros nombrados por la Fundación en el banco, de ahí que cuatro patronos de la misma hayan impugnado su designación y que se haya lanzado una campaña de desprestigio contra Medel.

Lo último en Economía

Últimas noticias