Economía española

El Banco de España desmiente al Gobierno: rebaja el crecimiento al 2,5% con un frenazo del empleo

Banco de España rebaja al 2,5% su previsión de crecimiento.

Se aleja del optimismo del Ministerio de Economía que prevé un crecimiento del 2,7%

El BdE acomete esta rebaja de una décima por el impacto del fin de los estímulos del BCE

La deuda pública marca otro récord histórico en 2018

El Banco de España ha rebajado una décima más su previsión de crecimiento para este año, hasta el 2,5%. El organismo se muestra así mucho más pesimista que el Gobierno que la mantiene en el 2,7%. Para el próximo ejercicio, el organismo mantiene sus previsiones en el 2,2%, aunque acomete otra bajada de una décima para 2020, hasta el 1,9%. Con estos cálculos, la institución traslada al papel el impacto que tendrá la atenuación de los efectos positivos que han tenido las medidas de política monetaria impulsadas por el BCE en los últimos años sobre las condiciones de financiación de la economía española.

Las últimas proyecciones macroeconómicas de la economía española elaboradas por la Dirección General de Economía y Estadística del organismo que tiene al frente a Pablo Hernández de Cos proyectan un claro enfriamiento económico coincidiendo con el fin de la inyección de nuevos estímulos económicos que confirmó ayer el BCE. Esa desaceleración del PIB en los próximos cuatro años será clara, puesto que la economía española venía creciendo un 3% en 2017 y caerá medio punto este año.

Impacto negativo de las medidas del Gobierno

El Banco de España alude a algunas de las medidas que quiere impulsar el Gobierno como riesgos para la economía. En el apartado del empleo, el organismo afirma que se producirá una moderación de su ritmo de avance, que venía siendo muy elevada en los últimos años. Frente al 2,5% que crecerá este año, en los tres próximos ejercicios sólo avanzará un 1,6%.

Además, afirma que la desaceleración de la ocupación sería más intensa que la del PIB en 2019, debido a que el escenario central de las proyecciones incluye los efectos de la subida anunciada, pero aún no aprobada, del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para ese año.

Con todo, la creación neta de puestos de trabajo propiciará descensos adicionales de la tasa de paro, que cerrará este año en el 15,3% y bajará al 14,3% en 2019, al 13,3% en 2020 y al 12,4% en 2021, hasta situarse a finales de ese año ligeramente por encima del 12%.

Deuda pública en máximos

España afronta esta situación en una delicada posición, puesto que la deuda pública ha marcado otro récord al 1.175.104 millones de euros y rebasar las previsiones para el conjunto de 2018, que se habían marcado en que no superaría el 97% del PIB.

En comparación con las proyecciones anteriores, el crecimiento del PIB se revisa ligeramente a la baja, en una décima en 2018 y otra en 2020. En 2018 el recorte se debe, con los datos más recientes, a que el avance del producto en el primer semestre del año fue menor del estimado anteriormente.

Pese a todo, el organismo mantiene su estimación para 2019 como consecuencia, según el Banco de España, de varios factores cuyos efectos se contrarrestan. Estos son el comportamiento actual de la actividad, que está siendo ligeramente más dinámico de lo proyectado en meses previos, a lo que se unen los efectos positivos de la caída reciente del precio del petróleo.

También se debe a la valoración de los mercados exteriores, que es más negativa respecto a septiembre, lo que explica también la revisión a la baja de 2020.

Últimas noticias