Transporte ferroviario

La agresión de grafiteros a un vigilante de Renfe pone en el foco los recortes de ADIF en seguridad privada

ADIF tomó la decisión el pasado junio de recortar la plantilla de seguridad privada un 20% para adecuarse a la menor demanda de tráfico en sus distintos servicios. Ahora, algunos trabajadores denuncian que se han quedado indefensos ante los asaltantes.

ADIF ordena el recorte de un 20% de su plantilla de seguridad privada

La agresión de grafiteros a un vigilante de Renfe pone en el foco los recortes de ADIF en seguridad privada
Grafiti en Renfe

Los recortes en un 20% de la plantilla de seguridad privada que ADIF acometió el pasado mes de junio, y de los que informó OKDIARIO en exclusiva, están afectando a la gestión por parte de los vigilantes de algunas zonas y especialmente con uno de los principales problemas con los que lidian Renfe y ADIF: las pandillas de grafiteros que asaltan las estaciones de tren, especialmente en la Comunidad de Madrid, para realizar actos vandálicos.

Según denuncian fuentes de Comisiones Obreras a este periódico, «este pasado fin de semana un grupo de aproximadamente unas veinte personas realizó un asalto de la estación de Pinar de Las Rozas, en la Comunidad de Madrid». «En este asalto producido el fin de semana, un grupo de encapuchados accedió a la estación por un acceso abierto. El vigilante, dada la inferioridad numérica, se oculta en un vagón y empieza a grabarlos y cuando parece que se están retirando y queda uno haciendo una fotografía o un vídeo, baja del tren, intenta retenerlo y es sorprendido por un grupo de tres o cuatro grafiteros que le agredieron y mandaron al hospital. Ahora mismo está con una baja médica. Pero lamentablemente no es un caso aislado, ya que hace muy poco también ha habido otro ataque en la estación de Laguna en Madrid», refieren las fuentes sindicales.

«Pensamos que es una negligencia por parte de ADIF, que no repone los vigilantes causando sería falta de personal en algunas estaciones. La media de bajas por intervenciones violentas en el sector de seguridad privada es de 12 días al año, mientras que en ADIF es de 31 según los datos de la mutua. Los trabajadores de Renfe están en 41 días de baja al año por intervenciones con usuarios, entradas de grafiteros y otros motivos. Con los grafiteros hay un problema grave especialmente en la zona norte de Madrid», concluyen desde CCOO.

Así quedaron los vagones tras el acto vandálico de los grafiteros:

La agresión de grafiteros a un vigilante de Renfe pone en el foco los recortes de ADIF en seguridad privada

La agresión de grafiteros a un vigilante de Renfe pone en el foco los recortes de ADIF en seguridad privada

ADIF defiende su recorte de plantilla en seguridad privada y dice que la seguridad está garantizada

Este periódico se ha puesto en contacto con fuentes oficiales de ADIF, que han manifestado que «siempre velamos por la seguridad de los trabajadores que desempeñan su labor en nuestras instalaciones». Con respecto a la reducción de plantilla, ADIF defiende que ha tenido que realizar «una adaptación de sus servicios de vigilancia y seguridad. El objetivo de esta actuación es reconfigurar la forma en que se ejecuta esta prestación, adaptándola a la demanda actual y garantizando en todo momento la seguridad de las infraestructuras críticas, la vigilancia de todas las estaciones de alta velocidad y la presencia de vigilantes en las estaciones de red convencional».

«Tenemos un problema»

Por su parte, desde Renfe, que son los responsables de los servicios de seguridad aunque la competencia con ADIF es compartida ya que los profesionales vigilan las instalaciones de esta última, se señala que «se han creado puestos de vigilancia en aquellos sitios (como en Pinar de las Rozas) que anteriormente no existían pernoctaciones de trenes. Cada vez que se tiene conocimiento de una intrusión, se envían refuerzos de seguridad de Renfe y policiales. La intrusión de grafiteros, pueden producirse en cualquier punto de la red de Cercanías y es imposible cubrir todos ellos».

Los grafiteros son un problema, y Renfe asegura que mantiene «una intensa comunicación con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y se les informa periódicamente de aquellos puntos de más incidencia de los grafiteros para sus operativas oportunas. Por otro lado, los costes anuales para Renfe por grafitis ascienden hasta los 25 millones de euros anuales, incluyen los gastos de limpieza de grafitis en trenes más los gastos de aumento de vigilancia y seguridad en estaciones para evitar estos actos vandálicos».

Estas aclaraciones, sin embargo, no convencen a los representantes de los trabajadores que aseguran que en los últimos meses la situación se está degradando. Renfe y ADIF trabajan con varias empresas de seguridad privada, concretamente en la Comunidad de Madrid con tres: Garda, Prosetecnisa y Segurisa. Las dos empresas públicas ferroviarias se enfrentan a un entorno en el que la demanda de viajes en tren ha caído dramáticamente, como ha ocurrido con otros medios de transporte colectivos como el autobús o los aviones.

Sin embargo, Renfe sí que tiene en mente proyectos de inversión como por ejemplo la alta velocidad de bajo coste Avlo. Fuentes cercanas a la compañía han confirmado a OKDIARIO, que la empresa estaría estudiando la posibilidad de retomar el proyecto y estrenar el Avlo durante el primer trimestre de 2021, para hacer frente a la entrada de la competencia en nuestro país.

Lo último en Economía

Últimas noticias