Messi conquista Londres con un doblete

Messi conquista Londres con un doblete
Messi celebra el segundo tanto en Londres. (Getty)

La historia del Arsenal de Wenger evoca a la expresión del «quiero y no puedo». Los londinenses se quedaron con la miel en los labios para poner al Barcelona contra las cuerdas en los octavos de final de la Champions. Esta vez fueron Chamberlain y Giroud, como en otro tiempo fueron Pires y Henry o Overmars y Bergkamp, los que pudieron romper la tradición de un club que en Europa no ha encontrado la fortuna.

El Barcelona salió vivo y victorioso del Emirates con el doblete de un Messi que apareció con cuentagotas, pero en su versión más letal. Antes de que el argentino rompiera la baraja en favor de los azulgranas, el Arsenal se creyó que podía competir de tú a tú con los de Luis Enrique.

Los gunners hicieron scouting a lo que había funcionado bien a los últimos rivales de los culés y plantearon una presión alta con Giroud cerrando a Busquets prácticamente al hombre. El Barcelona se vio en apuros, porque no conseguía llevar a la MSN el balón en las mejores condiciones.

El Arsenal salía a la contra como un misil con la velocidad de Chamberlain como principal exponente. En un barullo en el área, el extremo lanzó a las manos de un Ter Stegen vencido en el suelo la mejor ocasión de los locales. Nadie se podía creer lo que había fallado el jugador inglés, otro que apunta a eterna promesa.

Los culés no pisaron el acelerador hasta los últimos minutos de la primera mitad. Sendas ocasiones de Luis Suárez se encontraron con el respeto del ariete uruguayo a Petr Cech. En la primera se complicó en exceso para evitar la salida del checo, mientras que en la segunda cruzó demasiado su cabezazo.

Messi reina entre la locura

El toma y daca continuó en la segunda mitad con ambos equipos buscando sin miedo el gol. Neymar se plantó sólo ante Cech nada más iniciarse este periodo, pero el portero sacó un pierna prodigiosa para repeler su disparo. En el minuto 59, el Arsenal dispuso de otra clara ocasión en la cabeza de Giroud. El francés remató a bocajarro en el área pequeña y se encontró de nuevo con un gran Ter Stegen.

Eran los mejores minutos del Arsenal, con Alexis y Ozil volviendo loca a la defensa culé con su movilidad. El equipo londinense, sin embargo, perdonó cuando tenía contra las cuerdas a su rival y los visitantes, en cambio, supieron aprovechar su momento en una contra de manual. Neymar cruzó todo el campo en una pared con Súarez y cedió el balón en el área a un Messi que, con una pisada de balón de lujo, sentó a toda la defensa rival y batió a Cech por primera vez en su carrera.

El Arsenal se vino arriba y el Barcelona siguió castigando en un registro en el que se siente igual de cómodo que con la posesión: el contragolpe. En uno de ellos, Messi cedió a Neymar y el rechace de éste fue a parar a un Luis Suárez que disparó al poste. El argentino miraba a su compañero con cara de «no te contagies».

barcelona
Ter Stegen detiene un intento de Ramsey.

Ramsey pudo empatar el choque minutos después. Pero el Arsenal es fiel a su historia y en su mejor momento volvió a no dar la talla. Flamini hizo un penalti infantil sobre Messi cuando este ya celebraba el doblete. Lo hizo el argentino desde los 11 metros engañando a Cech.

El Barcelona pudo ampliar su renta en los últimos minutos con más contragolpes fallados por el resto de integrantes de la MSN, que quizá no estuvieron a la altura del gran Messi. Neymar cabeceó inocentemente en el descuento la que pudo ser la sentencia a la eliminatoria. Al Arsenal aún le queda una mínima esperanza, aunque la fortuna que hoy le fue esquiva tendrá que sonreírle mucho en el Camp Nou.

Lo último en Deportes

Últimas noticias