Volvió a mostrar esa imagen impotente

A Messi se le aparecen los fantasmas

Leo Messi repitió ante el Getafe la misma imagen que protagonizó las temporadas anteriores cuando el Barcelona quedaba eliminado estrepitosamente de la Champions League

messi
Messi, durante el Getafe - Barcelona. (Getty)

El Barcelona cayó derrotado frente al Getafe por 1-0 en el Coliseum y una de las imágenes del partido fue la sensación de impotencia que demostró Leo Messi de no poder llevar a los suyos hacia la victoria. Ante esta situación el argentino repitió las imágenes que ya protagonizó en todas las estrepitosas eliminaciones de los azulgranas en las últimas ediciones de la Champions League.

Y es que en todas esas eliminatorias en las que el Barcelona quedó apeado de la Champions League Leo Messi repetía un gesto: tocarse la cara en señal de impotencia y decepción. Liverpool, Roma, Juventus, Bayern… en todas el rosarino hacía lo mismo y todo ello desembocó en el culebrón del verano pasado en el que el ’10’ pedía abandonar el Camp Nou por ver que no existía un proyecto para volverlo a ganar todo y cada curso se recurrían a parches para tapar las carencias del equipo.

Ante el Getafe el Barcelona se volvió a encomendar a él. Los hombres de Ronald Koeman demostraron no tener otros recursos para llegar a la victoria. En el equipo culé todo tiene que pasar por Messi y el futbolista argentino siente esa responsabilidad en la que parece o que gana él el partido o es imposible. Ante esta situación, la impotencia y la sensación vuelve a ser la misma que en las temporadas anteriores en la Champions League.

A Messi se le aparecen los fantasmas
Ya es un clásico: la foto de Messi que se repite en Champions.

La temporada comenzó bien para el Barcelona con dos victorias aplastantes, pero en los dos últimos partidos han empatado y perdido con unas sensaciones de que falta algo. Eso se traduce prácticamente en los cero fichajes que ha realizado el club culé. Llegaron Pjanic, Trincao, Sergiño Dest o Pedri, pero ninguno ha logrado hacerse aún con un puesto en el equipo titular, por lo que las alineaciones suelen ser las mismas que las de otros cursos, algo que no gusta a Leo Messi.

Además, la juventud de la plantilla invita a pensar más en el futuro que en el presente cuando Leo Messi quiere ganar títulos ya. También hay que destacar la marcha de sus mejores amigos, Luis Suárez y Arturo Vidal, que ha dejado al argentino prácticamente solo en el vestuario culé. Pese a que aseguró dejar de lado todo lo que rodeaba su deseo de abandonar el Camp Nou, el rosarino ha visto como se le han vuelto a aparecer sus fantasmas del pasado. 

Lo último en Deportes

Últimas noticias