Liga Santander: Levante - Barcelona

El Levante tumba a un Barça de pesadilla

El Levante goleó a un horroroso Barcelona (3-1) gracias a diez minutos mágicos tras el descanso en los que anotó tres goles

El conjunto culé se había adelantado en la primera mitad gracias a un gol de Messi de penalti que no debió subir al marcador

Así os contamos la victoria del Levante vs Barcelona (3-1)

barcelona
Pesadilla del Barcelona en el Ciudad de Valencia.

El líder no es tan fiero como lo pintaban. El Levante destapó las miserias del Barcelona gracias diez minutos mágicos en la segunda mitad donde anotó tres goles y mandó a la lona a un equipo culé que volvió a vivir una pesadilla fuera de casa. Messi adelantó a los catalanes gracias a un penalti que el VAR debió invalidar y tras el descanso Campaña, Mayoral y Radoja dieron la victoria al equipo valenciano. El Real Madrid puede salir líder del sábado.

El Barcelona se plantó en Valencia con siete victorias consecutivas en el bolsillo (cinco en Liga) y con un Messi loco por la música que pisó la hierba tras dar su mejor concierto de la temporada ante el Valladolid. En el equipo culé ahora reina el optimismo, pero después de un mal inicio liguero como foráneo, sigue existiendo cierto escepticismo cada vez que se presentan en territorio rival. Las heridas de la Champion siempre están deambulando y a eso hay que añadir las derrotas en San Mamés o Granada y algún que otro amago de tropezón.

Así que el Barcelona tenía ante el Levante la obligación de demostrar que, tras ganar en Getafe y Eibar, también es un rival fiero fuera de casa. Con este propósito en mente, Valverde apostó por su tridente de gala en la delantera y, pensando en lo que llega en Europa, dio descanso a Jordi Alba y Busquets, futbolistas sin relevo natural y que con sobredosis de minutos. Solo con Messi debía bastar pero el Ciudad de Valencia no suele ser territorio fácil para los grandes. Ahí la desidia se paga.

Y como suele ser habitual cada vez que intenta ser profeta en su tierra, el Levante apostó por la presión el bloque alto e intentó incomodar a un Barcelona con una premisa clara: si no es posible dominar a través de la retención de la bola, bueno es un desplazamiento largo a la zona de influencia de Messi. Con el monopolio de la pelota por bandera, Luis Suárez fue el primero en avisar a los cinco minutos pero su tiró cayó manso en las manos de Aitor Fernández, uno de los porteros más en forma del campeonato. El uruguayo también protagonizó otra curiosa acción en la que vio la amarilla por una falta que no cometió y que después el VAR le quitó (la tarjeta se la llevó Arthur, el autor de la falta).

Esta acción derivó en otra en la que se pidió la expulsión del brasileño por una falta sobre Bardhi en el centro del campo. Acto seguido, Campaña pudo hacer el primero pero Piqué taponó el disparo. A los pocos segundos, el jugador andaluz lo volvió a intentar con un buen centro desde la izquierda que repelió Lenglet. Después Ter Stegen sacó un buen puño en otro buen balón servido desde la derecha. La historia se volvía a repetir. El Barcelona estaba achicando agua.

‘Lapsus’ del VAR y debacle del Barça

El Barcelona se quitó los agobios al instante y volvió a meter miedo con una buena jugada ofensiva que desembocó en un disparo de Griezmann al lateral de la red.  El francés volvió a tentar a la suerte pero Aitor sacó un magnífico pie cuando parecía que el balón besaría la red. El líder empezaba a intimidar y el Levante a jugar a la ruleta rusa. Y fue Miramón el encargado de disparar después de cometer un penalti pueril sobre Semedo que no debió ser señalado por fuera de juego de Griezmann. El VAR hizo caso omiso y Messi lo convirtió. La alegría no fue máxima porque poco antes del descanso Luis Suárez se tuvo que marchar lesionado del terreno de juego. En su lugar entró Carles Pérez y no Ansu Fati.

Con el polémico penalti pululando en el ambiente, el Levante volvió de los vestuarios en tromba buscando el empate y tuvo su premio cuando Campaña pisó el área y definió a las mil maravillas para poner el 1-1 en el marcador. Pero esto no era todo porque la fiesta granota no había hecho más que empezar. Con el equipo culé aturdido por el gol del gol, Borja Mayoral se sacó un excelente tiró desde fuera del área para hacer dar la vuelta al partido en cinco minutos. Incluso en la jugada siguiente, el ex del Real Madrid tuvo una ocasión clarísima para hacer el tercero.

El Barcelona estaba KO y la debacle culé la confirmó Radoja para hacer el tercer tanto del partido. El partido parecía sentenciado pero a falta de un cuarto de hora para el final Leo Messi volvió a aparecer para dar esperanzas al líder… hasta que el VAR invalidó el tanto por fuera de juego de Griezmann. Esta vez en la sala de Las Rozas sí estuvieron atentos y el tanto no subió al marcador. Bien anulado. Este fue el mazazo definitivo para un Barcelona inestable que, a pesar de brillar en el Camp Nou, sigue sufriendo cuando se pone el traje de visitante. En el Ciudad de Valencia se pudo comprobar que no era oro todo lo que relucía el martes. El Real Madrid puede ser el nuevo líder en este sábado de pesadilla para el Barça.

Lo último en Deportes

Últimas noticias