EUROCOPA 2016: ALEMANIA 3-0 ESLOVAQUIA

Alemania saca el rodillo y se planta en cuartos a la espera del España-Italia

alemania-eslovaquia
Los jugadores de Alemania celebran el gol de Mario Gómez. (Reuters)

Alemania pasó el rodillo y ya está en cuartos de final. La campeona del mundo se impuso por 3-0 a Eslovaquia, gracias a los goles de Boateng, Mario Gómez y Draxler. Fue el mejor partido del equipo de Joachim Low en la Eurocopa hasta ahora. Dominaron de principio a fin desplegando un juego más efectivo que vistoso y ya esperan a España o Italia en cuartos.

Apenas habían pasado ocho minutos de partido cuando los alemanes se adelantaron en el marcador con un gol de Boateng desde la frontal del área. El central del Bayern recogió un rechace de la defensa tras el saque de esquina de Kroos, golpeó según le vino y la puso en la cepa del poste.

Poco después Özil tuvo en sus botas el 2-0 desde el punto de penalti tras un derribo claro de Skrtel a Mario Gómez. El guardameta eslovaco detuvo la pena máxima al ex madridista y mantuvo vivas las esperanzas de su equipo ante una Alemania imperial. No sería por mucho tiempo. Justo antes del descanso, Mario Gómez puso tierra de por medio con el 2-0.

Draxler se internó por la banda izquierda, los defensas salieron a su paso, el portero tapó su palo, hizo el pase de la muerte y el delantero no desaprovechó la ocasión para, de primeras, batir a Kozácik. Mazazo para los eslovacos a dos minutos del final de la primera mitad, que les dejó muy tocados. Alemania estuvo magistral, no dio opción alguna a Eslovaquia que se vino abajo con el segundo tanto.

Draxler sella el pase

Con el 2-0 y la posesión a su favor, los pupilos de Low tenían pie y medio en los cuartos de final. Para evitar sustos de última hora en caso de que Eslovaquia lograra perforar la meta de Neuer, Draxler hizo el 3-0 definitivo. De nuevo a balón parado, Alemania volvió a demostrar su poderío aéreo.

Hummels remata el córner y el balón le cae al futbolista del Wolfsburgo. Sin dejarla caer golpeó la pelota y superó al meta eslovaco. A partir de ahí, Alemania se relajó, ya tocaban los cuartos con los dedos. Mantuvieron el control de la posesión e incluso dispusieron de alguna ocasión más para hacer el cuarto. Eslovaquia estaba rota, no sabía donde meterse, deseaban que acabara el encuentro cuanto antes.

Intentaron buscar el gol de la consolación pero se toparon con una defensa férrea y muy segura. Pese a su favoritismo, los alemanes jugaron como un bloque sólido y no les tembló el pulso. Demostraron que el cambio generacional con respecto al Mundial de Brasil no les ha afectado en absoluto. Y llegan a cuartos metiendo miedo.

Lo último en Deportes

Últimas noticias