Liga Santander: Sevilla - Atlético de Madrid

El Atlético, con su árbitro favorito en el Pizjuán

Nunca ha perdido cuando le ha pitado De Burgos Bengoetxea, con el que lleva ocho victorias consecutivas

Tampoco le va mal al Sevilla con el árbitro bilbaíno, con el que acumula cuatro triunfos seguidos

El Atlético quedará a ocho puntos de los andaluces si pierde en el Sánchez Pizjuán

Satisfacción por la eliminatoria de Copa ante el Rayo Majadahonda

Atlético De Burgos Bengoetxea
De Burgos Bengoetxea expulsa a Cristiano en el Barcelona - Real Madrid

Ricardo de Burgos Bengoetxea es el árbitro perfecto para el Atlético de Madrid. Ningún otro colegiado presenta números tan favorables para los rojiblancos como el bilbaíno, que le ha dirigido en 17 partidos, de los que los de Simeone han ganado 13, empatado cuatro y no han perdido ninguno. Además, los últimos ocho se han saldado con victoria madrileña. El vasco dirigirá este sábado el Sevilla-Atlético en el Sánchez Pizjuán.

Al Sevilla, en cambio, De Burgos Bengoetxea no le resulta tan proclive. Es cierto que ha ganado los cuatro últimos partidos que le ha dirigido, pero en el balance general ha sufrido cuatro derrotas con el árbitro bilbaíno, que esta temporada impartió justicia en su victoria 0-1 en Balaídos ante el Celta, mientras que por lo que respecta a los rojiblancos en este curso estuvo a cargo del Atlético-Elche, que también acabó con triunfo madrileño por la mínima.

De Burgos Bengoetxea ha dirigido al Atlético en todo tipo de escenarios y bajo su tutela el equipo ha logrado tres goleadas sonadas: 7-1 al Granada en la temporada 16-17, 0-5 a Las Palmas en el mismo curso y 0-5 a Osasuna en el ejercicio 19-20.  El del sábado será el segundo enfrentamiento entre madrileños y andaluces en el que aparezca como árbitro principal. Ya dirigió el Atlético – Sevilla (1-1)  de mayo del 19 en el Metropolitano.

Al único que no le sienta demasiado bien el árbitro bilbaíno es al uruguayo Luis Suárez, que protagonizó con él un sonado enfrentamiento cuando militaba en el FC Barcelona, aunque su mayor polémica fue en una Supercopa de España entre Real Madrid y Barça en la que expulsó a Cristiano Ronaldo. Era agosto de 2017, en el arranque de la que sería la última temporada del portugués en la Liga.

Para el Atlético éste es un partido de extrema importancia. El equipo sabe que no puede perder si no quiere distanciarse ocho puntos de los andaluces, que se consolidarían en la segunda posición y comprometerían la presencia rojiblanca en la Champions 22-23, un objetivo fundamental a nivel económico y deportivo. Simeone arrastra las bajas seguras de Vrsaljko, Savic y Griezmann, mientras que Koke y Oblak se han recuperado de sus afecciones y estarán en el once inicial, al que también podría volver Giménez, aunque el uruguayo no ha entrado con los teóricos titulares.

Oblak, Llorente, Felipe, Kondogbia, Hermoso, Carrasco, Koke, De Paul, Lemar, Correa y Luis Suárez. Éste será el previsible once el sábado en el Sánchez Pizjuán, un estadio en el que el Atlético perdió 1-0 la pasada temporada tras un escandaloso arbitraje de Gil Manzano, que concedió el gol de Acuña tras negarse a revisar una evidente falta previa de Ocampos en el origen de la jugada.

Por otro lado, en el Atlético se ha recibido con agrado su emparejamiento ante el Rayo Majadahonda en 16avos de final de la Copa del Rey. De los cinco equipos de Primera y Segunda División RFEF que había en el bombo los madrileños eran los preferidos por el hecho de compartir instalaciones.  Tras dar la Liga por perdida ante la enorme diferencia de la que disfruta el Real Madrid, 13 puntos, los rojiblancos apostarán fuerte esta temporada por la Copa del Rey, cuya final se disputará en abril.

Lo último en Deportes

Últimas noticias