Calles

Esta es la calle más estrecha de Barcelona: te impresionará

Esta es la calle más estrecha de Barcelona: te impresionará
barcelona jarmoluk pixabay cathedral-gfc30f45cf_1280

Una ciudad se mide por sus plazas y calles. Y especialmente la zona más antigua y el barrio central es donde suele haber aquellas originalidades que luego nos ofrecen diversas curiosidades. Es el caso de la calle más estrecha de Barcelona. Descubre cuál es.

Seguro que hay muchas otras que miden poco, como luego veremos, pero esta es la más destacada.

La calle más estrecha de Barcelona

Hay calles más anchas, como el Paseo de Gracia, otras cortas, largas (como la calle de Sants que dicen que es la comercial más larga de toda Europa), y luego hay estrechas y realmente singulares. Si bien Barcelona cuenta con más de  4.000 calles (son muchas) y de hecho algunas son recientes, nos detenemos en las que pueden causar más sensación en especial a turistas y visitantes.

Como no, está en el barrio gótico, en Ciutat Vella, donde hay desde murallas romanas y catedrales, iglesias, mercados reconocidos y mucho más. Concretamente en el barrio de Sant Pere, Santa Caterina, encontramos ​​la calle de las Moscas.

Aunque ahora está cerrado por rejas metálicas en cada uno de sus extremos, que no supera los dos metros de ancho, según informa Betevé, ha sido una calle destacada de la ciudad. Lo encontramos entre las populares calles dels Flassaders y la de Montcada.

Aunque de origen incierto, hay vestigios que datan la calle sobre la edad media cuando la ciudad partía de esta zona para luego extenderse alrededor de Ciutat Vella. De hecho, la gran parte de las calles de este barrio son de pequeño tamaño y no tan largas como otras y esto es lo que ofrece cierto encanto a la zona, que siempre está repleta de turistas. Pues por aquí están algunos de los emblemas de la ciudad, como el mercado de Santa Caterina, el Museo Picasso o la catedral de Barcelona.

Por qué recibe este nombre

Como curiosidades, hay que destacar que dada su estrechez y cuando realmente hacía calor, y porque habían unos almacenes donde se dejaba mercancía de los mercados del Born y el citado Santa Caterina, la basura se acumulaba y no era de extrañar que las moscas entonces hicieran acto de presencia.

En este caso, era una calle con abundancia de estos insectos y fueron los vecinos quienes le dieron este nombre porque así la llamaban. Se cree que el nombre ya lo recibió sobre el año 1441.

Ahora no tanto, pero antes era bastante frecuente que la ciudad tuviera calles realmente estrechas. Antes de que las murallas de la ciudad fueran derribadas (todavía se conservan algunas) había sobre una media de 200 calles que sobresalían precisamente por su estrechez, y medían menos de tres metros de ancho.

Como hemos destacado, aunque antes se podía pasar por ella, actualmente está cerrada desde inicio hasta final, así que no la podremos recorrer pero sí verla y pasar por al lado y sus calles colindantes, pues realmente valen la pena y más en una zona donde sabes que la historia y la cultura están a cada paso que das.

Entre otros, y de igual forma que otras calles del gótico, algunas personas la usaban para orinar y sus vecinos se cansaron de ello. Así tras las quejas pudieron cerrarla gracias a las puertas de hierro que permite entonces solo entrar con llave si se tiene casa allí.

Es un acto bastante frecuente en algunas de las calles de esta zona de la ciudad, puesto que con la cantidad de turistas y otros, cada vez hay más personas incívicas que dejan el gótico de Barcelona sucio y repleto de porquería.

Más calles estrechas, cortas y originales

La calle de las Moscas no es la única que tiene tal estrechez, ya hemos contado que hay muchas otras y también situadas en esta zona.

Mientras que hay barrios más altos y tocando a las montañas que ofrecen otras perspectiva y también calles pequeñas. Según Betevé, la calle de Crehuet, que estaba anteriormente en el popular barrio de Horta, es la que era más estrecha, incluso más que la anterior. pero como una casa estaba ahí apretando, entonces se derribó y la calle es ahora diferente, no tan estrecha como antaño.

Entre las calles originales, está la que para muchos está considerada como la más corta, es el caso de l’Anisadde, que posee 4 metros de longitud, está entre las carrer dels Canvis Vells y la plaza de Santa María, cerca de la famosa Catedral del Mar.

Por su parte, hay más estrechas, como la calle Esparreguera, que está en el barrio de la Vila de Gràcia, entre la de la Riera de Sant Miquel y la de Gran de Gràcia.

Otra de estas es la calle Josep Serrano, en la zona de Can Baró. Realmente no se consideran calles pero sí pasajes y esta vez sí verás que pueden tocar las dos paredes estirando los brazos.

 

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias