Limpieza

¿Está bien usar lejía para limpiar la cocina?

lejía limpiar cocina
Descubre si la lejía es aconsejable o no para limpiar la cocina y el baño

La lejía siempre ha sido muy querida como producto de limpieza e higiene. De hecho si nos preguntaran qué producto es esencial para lavar y blanquear y también, para  higienizar las zonas más difíciles de la casa, como la cocina y el baño, seguro que todos mencionaríamos la lejía, aunque en realidad quizás en la cocina no sirva para mucho. Descubramos a continuación si es bueno usar lejía para limpiar la cocina y también, el baño.

¿Está bien usar lejía en la cocina?

En estos dos últimos años de pandemia, la lejía ha vuelto a repoblar nuestras despensas (no es que nunca hubiera parado) e incluso ha dejado de estar disponible durante algunos periodos: esto se debe a que el Hipoclorito de Sodio (NaClO) es una de las moléculas eficaces para la destrucción del virus Sars-CoV-2.

Pero, ¿está bien usar lejía en la lavadora, la cocina y el baño? Vamos por orden: en la lavadora la lejía es eficaz como quitamanchas y blanqueador, de hecho se ha utilizado siempre (incluso en su variante delicada, a base de agua oxigenada). Gracias a la acción oxidante, de hecho, la lejía es eficaz como quitamanchas incluso a bajas temperaturas y utilizada con el debido cuidado (no sobre los colores) su uso no implica riesgos.

Otra cosa muy distinta es el uso del la lejía con respecto al baño y la cocina. Sí, porque en realidad, la lejía no es un detergente , es decir, no contiene tensioactivos, por lo que en resumen no quita la suciedad. Y no solo eso sino que su uso continuado parece que es peligroso para la salud de las superficies, porosas o no, porque corre el riesgo de dañarlas : lo mismo ocurre con el acero, que corre el riesgo de oxidarse si la lejía no se enjuaga bien después de su uso.

¿Sirve para desinfectar?

Incluso como desinfectante, el asunto es complejo: el cloro , una sustancia química liberada por la lejía, es de hecho un desinfectante. Pero para que actúe debe usarse en concentraciones bastante altas (ciertamente más del 3-5% del producto comúnmente vendido en el supermercado) y debe permanecer en contacto con las superficies durante un tiempo suficientemente largo.

La lejía, en esencia, tiene algunas características que la hacen un buen producto para el hogar, en primer lugar el precio irrisorio y la disponibilidad : sin embargo es altamente tóxica, irritante al contacto y tóxica por inhalación. Además, no se puede mezclar porque también provoca reacciones y además es muy contaminante para el medio ambiente.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias