Huesos de la mano: ¿Cuántos hay y cuáles son?

huesos de las mano
huesos de las mano

Tanto si tu trabajo requiere que pases muchas horas delante del ordenador, como si dedicas parte de tu tiempo a la artesanía, e incluso si eres deportista (o nada de lo mencionado) seguro que si te paras a pensar unos minutos, te darás cuenta de que usas tus manos muchísimas horas al día. ¿Has pensado alguna vez cuáles son los huesos de la mano?

Y es que es completamente cierto eso de que no valoramos algo que damos por hecho ¡hasta que lo perdemos! Algo que le ocurre a muchísimas personas cuando sufren una lesión o simplemente empiezan a experimentar dolor en sus extremidades: es ahí donde nos damos cuenta de que hay tantas cosas para las que necesitamos las manos a lo largo del nuestro día.

Es por ello que, al entender lo importante que son en nuestro día a día, deberíamos empezar a cuidarlas para que sigan siendo nuestras más fieles compañeras, permitiéndonos hacer todo lo que necesitamos a lo largo del día, desde coger algo con fuerza hasta abrir una botella o empujar una puerta.

No hay frustración más grande que empezar a hacernos mayores y ver como hay cosas que empiezan a fallar, entre ellas las manos. Y sí, aunque a veces eso es inevitable, lo cierto que hay algunas cosas que podemos hacer para alargar la salud de nuestras articulaciones y conseguir así que nuestras manos se mantengan fuertes y resistentes durante más tiempo.

Para ello, lo primero es que conozcas lo que hay bajo la piel y una vez comprendas cómo están diseñadas tus manos, te explicaremos qué puedes hacer para cuidar de esos huesos y de esa manera conservar su salud.

¿Sabes qué huesos componen tus manos?

A la hora de destacar los huesos de las mano, a destacar que en cada una poseemos 27 huesos repartidos entre la muñeca (también llamada carpo) que posee 8; el metacarpo o la palma que presenta 5 y los 14 huesos que restan que son considerados los digitales, los cuales también reconocemos por el nombre de falanges.

Mientras que la muñeca consta de ocho huesos, los cuales se colocan en dos grupos de cuatro, los cinco huesos del metacarpo constituyen la ossa metacarpalia, una clase de huesos del tipo tubulares cortos que tienen una sola epífisis verdadera (por cuya razón se llaman huesos monoepifisarios).

huesos de las mano

Por último, lo que debes saber de los 14 huesos digitales o falanges es que están repartidas de la siguiente manera: dos en el pulgar y tres en cada uno de los otros cuatro dedos; con la curiosidad de el pulgar no presenta falange media.

Una de las partes más interesantes sin duda, es la muñeca, y es que sus huesos se incrustan en una pequeña cavidad que se genera por los huesos del antebrazo (el radio y el cúbito) a pesar de que el cúbito no se articula verdaderamente con ninguno de los huesos de la muñeca. Además, por la parte de abajo, la cara inferior del cúbito se localiza el ligamento triangular de la muñeca, que sí se articula con los huesos.

Aun así, la parte en la que solemos presentar más problemas es en los dedos, pues son los más expuestos a cualquier tipo de traumatismo. Un buen ejemplo de ello es el escafoides, uno de los huesitos que se sitúan en la base del pulgar y cuya fractura es habitual.

Está aprisionado como en un cascanueces entre los demás huesos de la mano (que son más sólidos) y después del impacto que suele derivarse de una caída o un choque, aparecería pequeño dolor a nivel de la parte baja del pulgar que se intensificaría con la presión.

Lo más curioso es que durante los primeros días, la radiografía no suele revelar ningún daño en particular porque la inflamación suele confundir la lectura de la radiografía, es por eso lo mejor es esperar unos 15 días hasta que termine el proceso de reabsorción de manera que se pueda ver la lesión con claridad.

Cuida tus manos y ejercítalas para evitar lesiones

Aun así, ese es solo un tipo de problema que podemos sufrir en las manos, y es que los esguinces del pulgar o las luxaciones de los dedos también son muy comunes, sobre todo estas últimas que pueden ocurrir tanto en la base del pulgar como en otros dedos: en las articulaciones medias de los dedos (generalmente cuando el dedo se dobla demasiado hacia atrás), en las articulaciones cercanas a las yemas de los dedos, etc.

Así pues, sólo te queda saber que es lo mejor que puedes hacer para fortalecer estos huesos y la respuesta se encuentra en algunos sencillos ejercicios que si incluyes en tu rutina, mejorarán la salud de tus manos casi sin que te des cuenta.

Entre ellos se encuentra el estiramiento de dedos (durante el cual debes tensarlos hacia atrás con la ayuda de la otra mano), la oposición del pulgar o los ejercicios con pinzas para manos, para los cuales solo tendrás que apretar lo máximo que puedas (sin provocarte dolor) para mejorar tu flexibilidad, tu fuerza de agarre ¡y para prevenir dolencias como el síndrome del túnel del carpo, tendinitis y lesiones ocasionadas por sobrecargas musculares!

Lo último en Curiosidades y noticias increíbles

Últimas noticias