Pecados capitales: Cuáles son los 7 pecados capitales y qué significan

Te mostramos los datos más curiosos y la definición de cada uno de los 7 pecados capitales. Unas actitudes que dependen de la fe cristiana.

pecados capitales
Cuáles son los pecados capitales, su origen y qué significan

¿Cuáles son los 7 pecados capitales y qué significan? ¿Cuál es su origen y cómo se establecieron? ¿Cómo podemos aplicarlos a la vida diaria? Lo descubrimos todo a continuación.

Cuáles son los 7 pecados capitales y qué significan

pecados capitales

Los siete pecados capitales son un concepto definido por el catolicismo: representan comportamientos humanos que deben evitarse para no cometer pecados; se llaman capitales porque de ellos fluyen las demás. Sin embargo, el término «vicios capitales» suele definirse como el más apropiado para hacer referencia a estos llamados «pecados» dado que del vicio es cuando surge el pecado.

Fue Santo Tomás de Aquino quien definió los siete pecados capitales que se conocen y que son: pereza, soberbia, gula (o glotonería), lujuria, avaricia, ira y soberbia. Fueron además, enumerados por el papa Gregorio I hace 1500 años y recogidos después por Dante Alighieri en la Divina Comedia.

La Doctrina de la Iglesia Católica

El primero en reconocer una serie de lo que él llamó pasiones fue Evagrio Póntico, un monje gnóstico y originario que murió en el desierto egipcio en 399: Evagrio identificó ocho pasiones y creía que todo comportamiento impropio tenía su origen en una o más de estos.

La lista actual fue citada por Tomás de Aquino en su Summa Theologica (pregunta 84, Prima secundae) en el siglo XIII. Menciona que algunos de ellos no son pecados en sí mismos, sino vicios, es decir, tendencias a cometer ciertos pecados.

  • Pereza : La pereza es la negativa a realizar las tareas necesarias. Su demonio es Belfegor; La pereza puede ser también de espíritu, el perezoso pues no se entrega a Dios por falta de ánimo.
  • Soberbia: atribución a los propios méritos de cualidades vistas como dones de Dios (inteligencia, etc.). Su demonio es Lucifer; El soberbio no reconoce a nadie por encima de él, ni tan siquiera a Dios.
  • Gula: es un deseo desmesurado de comer y beber, aunque su significado en lo que respecta a los pecados capitales no hace referencia tan solo a las ansias por comer y beber, sino también a la idea de exceso en lo que respecta a lo material. La gula afecta la salud física y mental y, a menudo, enmascara un problema espiritual aún más profundo. Uno debe practicar la virtud de la templanza para prevenir la gula. Su demonio es Belcebú;
  • Lujuria: Corresponde al placer sexual buscado para uno mismo de forma inmediata. Quien es lujurioso, busca una gratificación personal y fugaz. Considera a los demás como simples cuerpos en lugar de personas. Su demonio es Asmodeo;
  • Avaricia : Este pecado corresponde al deseo de poseer o conservar más riqueza de la necesaria .Una persona, motivada por la avaricia, está preocupada por tener y tener más. Una persona avariciosa concede tal valor a la riqueza y las posesiones que su acumulación y retención se convierte en el objetivo principal de la vida y tiene prioridad sobre todos y todo lo demás Su demonio es Mammon;
  • Ira : La ira es «el deseo desmesurado de venganza». La ira ofende en primer lugar a caridad ya que una persona es propensa a actuar de una manera y decir cosas que pueden lastimar a otra persona. Por ejemplo, las palabras pronunciadas con ira, ya sean palabras poco amables o declaraciones hirientes sobre otra persona, pueden llegar al corazón mismo de una persona. En segundo lugar, la ira a veces ofende a la justicia, ya que una persona va más allá del curso para remediar un problema y busca venganza. Su demonio es Belial;
  • Envidia : La envidia es «tristeza por los bienes que posee otro y que se consideran perjudiciales para uno mismo, ya que disminuyen la propia excelencia o notoriedad». Una persona envidiosa no solo resiente los bienes de otra persona, ya sean talentos, apariencia, posesiones, trabajos o popularidad, sino que también se alegra e incluso disfruta de los reveses o adversidades que enfrenta una persona. Su demonio es Leviatán.

Pecados capitales y pecados veniales

Los pecados capitales son aquellos que involucran a todos los demás, que son sólo veniales. Los primeros llevan las almas al infierno, mientras que los segundos las llevan al purgatorio. Esto podría evitarse mediante la confesión y la penitencia.

Las siete virtudes

Para equilibrar, hay siete virtudes. Sin embargo, estas virtudes no son el reverso de los Siete Pecados Capitales.

Las virtudes teologales (de origen divino), que son la fe , la esperanza y el amor , se completan con las virtudes cardinales (de origen humano), que son la justicia, la prudencia, la templanza y la fuerza ( [moral], es decir, coraje ).

Los pecados modernos

Los pecados modernos son esencialmente pecados sociales, a diferencia de los pecados clásicos e individualistas.

Por ejemplo, entre los pecados «modernos» podríamos enumerar la violencia, en particular la contra las mujeres; la corrupción [política]; el fanatismo y sus intolerancias, las sectas y religiones fundamentalistas; el consumo de drogas o la manipulación genética.

Así mismo, el 9 de marzo de 2008, el portavoz del Vaticano, el arzobispo Gianfranco Girotti, dijo que el Vaticano estaba considerando actualizar esta lista para incluir pecados modernos sociales (y no individuales). La lista se amplió entonces a otros nueve «pecado» entre los que se incluyen el deterioro medioambiental, pero también, la mencionada manipulación genética.

Lo último en Curiosidades y noticias increíbles

Últimas noticias