ADVIERTE QUE LLEGARÁ HASTA "DONDE HAGA FALTA" Y NO DESCARTA LA VÍA JUDICIAL

Hablamos Español exige defender en un Pleno de las Cortes Valencianas la ILP que frena el catalanismo

inmersión lingüística
Hablamos Español a las puertas de las Cortes Valencianas.

La plataforma Hablamos Español ha solicitado a las Cortes Valencianas la paralización de los plazos para defender la Iniciativa Legislativa Popular (IPL) que de facto frena el catalanismo con su defensa de la libertad lingüística en la Educación y la Administración. La iniciativa está avalada por 38.000 firmas. La decisión se produce en un momento crucial frente al galopante avance del la imposición lingüística en el ámbito de este territorio. La citada plataforma exige defender su iniciativa ante el Pleno de las Cortes y está dispuesta a llegar «hasta donde haga falta» para conseguirlo, sin descartar la vía judicial.

La decisión de Hablamos Español, confirmada por su presidenta la gallega Gloria Lago, se produce después de que las Cortes informaran a la plataforma de que su iniciativa no podría ser defendida ante el Pleno, tal como exige la ley, por el retraso en la elaboración, tramitación y aprobación del reglamento que la desarrolla. Hablamos Español rechaza defender la ILP en comisión tal como le propuso la cámara legislativa valenciana.

El pasado mes de febrero, Hablamos Español presentó ante las Cortes Valencianas un total de 38.605 firmas que avalaban su Iniciativa Legislativa Popular (ILP) o participación de los ciudadanos en el proceso de producción de las leyes. En el caso que nos ocupa, en el ámbito valenciano.

Esa ILP incluye la utilización de las 2 lenguas (valenciano y castellano) por parte de las administraciones, una función pública sin aranceles lingüísticos, la recuperación de la oficialidad de los topónimos en español, la apertura de ayudas a los creadores en cualquiera de las 2 lenguas mencionadas y la libertad de elección de lengua vehicular entre las oficiales de la enseñanza con 3 líneas. Por tanto, buscar poner fin a cualquier atisbo de imposición lingüística y defiende la libertad de personas y familias para trabajar, estudiar y desarrollar sus trámites ante la Administración en la lengua que cada valenciano elija. Unos criterios de lo más alejados de lo que propugna el nacionalismo lingüístico.

Se da la circunstancia, por ejemplo, que el debate ahora mismo entre los socios del Gobierno valenciano se centra en el nivel de valenciano que se debe exigir a los altos cargos de la Administración. Con esa ley en vigor, no habría lugar porque cada uno podría trabajar en la lengua que considerase.

Una vez certificada la validez de las firmas, que superaban en 28.000 el cupo exigido para que prosperase la iniciativa, el siguiente paso consistía, según Hablamos Español, en que la Mesa de las Cortes Valencianas tenía que incluir el literal de la proposición de ley en la siguiente sesión del Pleno del parlamento autonómico a fin de que fuera tomada en consideración por los diputados.

Y, ahí, se quedó. Porque las Cortes informaron a Hablamos Español de que la ley que sustenta las ILP estaba hecha y aprobada, pero no así el reglamento que la desarrolla, según la plataforma. En consecuencia, no podía contemplarse que la propia Gloria Lago o quién la plataforma designase subiera a la tribuna de oradores a defender la iniciativa, lo que además iba a hacer en español. Todo ello, según Hablamos Español. Sí se le ofreció una alternativa: la de defender la ILP en el marco de la Comisión de Educación, propuesta inmediatamente rechazada. No era el marco y no se podía circunscribir a una comisión el planteamiento de 38.000 personas. Comisión, además, con mayoría del Gobierno valenciano. Lo que se buscaba era que el Pleno escuchase la iniciativa avalada por más de 38.000 personas y que no quedara arrinconada y sin eco en una comisión.

Ante esta situación, Hablamos Español temía que los plazos para defender la iniciativa se consumasen sin haber tenido la posibilidad de presentarla ante el Pleno. Por lo que ahora, ha solicitado dos cosas: una, documental, la paralización de los plazos. Y, otra, que los grupos políticos con representación en las Cortes Valencianas aceleren la aprobación del reglamento que desarrolla la ley para defender su iniciativa en el mínimo plazo posible. Porque sólo en el Pleno están dispuestos a debatir esa iniciativa.

Sobrevuela en todo este asunto la posibilidad de que la tramitación para la aprobación del reglamento se alargue durante todo este año y, ante esta circunstancia, la plataforma no descarta acudir a los tribunales para defender sus derechos: «No descartamos nada», ha dicho Gloria Lago «lo que queremos es defender nuestra iniciativa como marca la ley».

Lo último en España

Últimas noticias