Caos en el hospital de Torrevieja: un solo médico para decenas de urgencias

Hospital de Torrevieja
Fachada del Hospital de Torrevieja.

El caos de ayer, miércoles, el hospital de Torrevieja aún colea. A las 8 de la mañana, había un solo médico para atender decenas de urgencias. Al cabo de un buen rato, le enviaron residentes como apoyo.

Camillas en los pasillo, boxes repletos, esperas interminables…, lo sucedido en Urgencias del hospital de Torrevieja constituye la peor versión de un sistema sanitario, en este caso, el valenciano, responsabilidad de la consejera socialista del Gobierno de Puig, Oltra y Podemos, Ana Barceló. La situación del hospital de Torrevieja está dejando absolutamente pasmado al resto de España: saturación extrema de pacientes y falta extrema de médicos. El miércoles, a las 8 de la mañana, había un solo médico para atender las Urgencias, según confirman desde el Comité de Empresa. Al cabo de un rato, se reforzó el servicio, pero con residentes llenos de voluntad: médicos que cursan la especialidad y que tuvieron que hacer frente al caos sanitario en el hospital. En el fondo, subyace, según fuentes del comité de empresa, la ‘fuga’ de médicos que está sufriendo el centro. En las últimas horas, se han marchado 4, según el citado comité. Otros 2, según las mismas fuentes, que atienden en centros de salud, barajan también su marcha y, en cifras totales del citado comité, de los 35 que había, quedan ahora en torno a 20. Los que se han marchado son de Urgencias y Atención Primaria, según esas fuentes. Casi un tercio menos para esos servicios.

El hospital de Torrevieja ha sido, durante años, un hospital público (Generalitat Valenciana) de gestión privada. El pasado 15 de octubre el sistema sanitario público valenciano se hizo cargo también de la gestión. Desde entonces, los escándalos acompañan un día sí y otro también el devenir diario del centro. Primero, fue el caso de la joven abusada cuando era menor por el hoy ex marido de la vicepresidenta de La Generalitat Valenciana y consejera de Igualdad y Políticas Inclusivas Mónica Oltra. Nuevos directivos reclamaron su contrato y el de su novio entre más de 1.400 trabajadores. Sólo, esos dos. La menor y su novio, finalmente, fueron despedidos. El asunto va camino de resolverse en vía judicial, después de que el hospital no se presentase acto de conciliación al que sí acudió la antigua concesionaria de la gestión. Después, llegó el despido en ‘diferido’ de 60 médicos de urgencias que carecían de la especialidad. Saben, porque así se lo comunicó la Consejería de Sanidad, que dejarán sus puestos en cuanto lleguen sus relevos. Más tarde, los sindicatos denunciaron que los 1.400 trabajadores del centro debían tomar 6 días de vacaciones antes del 31 de diciembre de este año, sin que la dirección se hubiera puesto hasta ese momento en contacto con ellos para organizar turnos y sustituciones y no dejar el centro bajo mínimos.

Pero la tormenta perfecta se desencadenó esta misma semana. A sólo unos días del ‘puente de diciembre’ y en vísperas de la Navidad. El servicio de Urgencias se fue saturando. Y, ayer, a las 8 de la mañana, un solo médicos se encontró con que decenas de pacientes esperaban su turno para ser tratados. Boxes saturados, camillas en los pasillos y esperas interminables. En el fondo del asunto, según relatan fuentes del comité de empresa, se encuentra una gestión «ineficaz e ineficiente» de la dirección. Pero, también, la decisión de algunos médicos, que no aguantan más, de marcharse tras la reversión sin que, de momento, cuenten con relevo. La preocupación llega ya a instancias políticas. Por este motivo, hoy, está prevista una reunión del comité de empresa con el alcalde de la localidad, el popular Eduardo Dolón a instancias de la primera autoridad local. Dolón quiere saber qué está pasando de primera mano. Sobre todo, después de que el Comité de Empresa, ante la enorme saturación de Urgencias que existía ese día, recomendara ayer, miércoles, que los potenciales pacientes se dirigieran a otros hospitales. Sanitarios y médicos ya no daban abasto.

Parece que le han hecho caso. Hoy, el servicio de Urgencias ha amanecido más tranquilo. Pero el problema puede agravarse en cualquier momento. Tal como informó OK DIARIO la madrugada del martes al miércoles, el Jefe del Servicio de Urgencias telefoneó a Emergencias 112 para pedir que no les enviaran más pacientes. Que los desviaran a otros hospitales, porque no podían atender en tiempo y forma a los enfermos que iban llegando. Pero no era posible, porque el 112 debe derivar los pacientes al centro más cercano. En este caso, el hospital de Torrevieja. Paralelamente, un médico llegó a llamar a la Guardia Civil, también, para hacerles conocedores de los que estaba sucediendo en Torrevieja. Hay una enorme preocupación entre facultativos y sanitarios y la Consejería de Sanidad, de momento, guarda silencio.

Lo último en Alicante

Últimas noticias